Esta página emplea tanto cookies propias como de terceros para recopilar información estadística de su navegación por internet y mostrarle publicidad y/o información relacionada con sus gustos. Al navegar por este sitio web usted comprende que accede al empleo de estas cookies.

PLM-Logos
Bandera México
LOZAM Tabletas birranuradas
Marca

LOZAM

Sustancias

LORAZEPAM

Forma Famacéutica y Formulación

Tabletas birranuradas

Presentación

1 Caja, 40 Tabletas, 1 Miligramos

1 Caja, 40 Tabletas, 2 Miligramos

1 Caja, 80 Tabletas, 2 Miligramos

1 Caja, 80 Tabletas, 1 Miligramos

FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN:

Cada TABLETA contiene:
Lorazepam 1 y 2 mg
Excipiente, c.b.p. 1 tableta.

INDICACIONES TERAPÉUTICAS: Tratamiento de trastornos de ansiedad o alivio a corto plazo de los síntomas de ansiedad o de la ansiedad asociada con síntomas depresivos. LOZAM® sólo está indicado cuando el trastorno no ha respondido al tratamiento no farmacológico y es severo, incapacitante o somete al individuo a tensión inaceptable. (La ansiedad o tensión asociadas con el estrés de la vida cotidiana generalmente no requieren tratamiento con un ansiolítico). LOZAM® está indicado como tratamiento adyuvante en estados psicóticos y depresión severa con componentes de ansiedad también, está indicado como premedicación quirúrgica. Como coadyuvante de los fármacos antieméticos convencionales, para el tratamiento profiláctico y sintomático de náuseas y vómito asociados con la quimioterapia anticancerosa.

FARMACOCINÉTICA Y FARMACODINAMIA: Estudios en voluntarios sanos mostraron que en dosis alta única de LOZAM® hubo una acción tranquilizante sobre el sistema nervioso central (SNC) con ningún efecto apreciable en los sistemas respiratorio y cardiovascular. LOZAM® es fácilmente absorbido con una biodisponibilidad absoluta del 90%.

Las concentraciones pico en plasma se presentan aproximadamente 2 horas después de la administración. El nivel máximo en plasma para Lorazepam de 2 mg es aproximadamente de 20 ng/ml. La vida media de eliminación del Lorazepam no conjugado en plasma humano es de aproximadamente 12 horas y de su principal metabolito, glucurónido de Lorazepam, de aproximadamente 18 horas.

En concentraciones clínicas relevantes, Lorazepam se une, aproximadamente en 85% a proteínas plasmáticas. LOZAM® se conjuga rápidamente en su grupo 3-hidroxi a glucurónido de Lorazepam que es entonces excretado en la orina. El glucurónido de Lorazepam no tiene actividad demostrable sobre el SNC de animales. Los niveles en plasma de Lorazepam son proporcionales a la dosis administrada.

No hay evidencia de acumulación de Lorazepam en administraciones de hasta 6 meses. Estudios donde se compararon sujetos jóvenes y ancianos mostraron que la farmacocinética de Lorazepam permanece inalterada en sujetos de edad avanzada.

CONTRAINDICACIONES: LOZAM® está contraindicado en pacientes con "hipersensibilidad" conocida a las benzodiacepinas o con glaucoma agudo de ángulo estrecho. Síndrome de apnea durante el sueño. Insuficiencia respiratoria severa.

No se use en el embarazo y la lactancia.

RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA: Lorazepam está clasificado por la FDA en categoría D.

Uso durante el embarazo: No deben emplearse benzodiacepinas durante el embarazo, especialmente durante el primero y último trimestre. Si se le prescribe el fármaco a una mujer con potencial reproductivo, debe advertírsele, para que se ponga en contacto con su médico en lo que respecta a la descontinuación del fármaco si piensa embarazarse o sospecha que está embarazada.

Las benzodiacepinas pueden causar daño fetal cuando se administran a mujeres embarazadas. Varios estudios han sugerido que el uso de agentes ansiolíticos como clordiacepóxido, diacepam y meprobamato, está asociado con un aumento del riesgo de malformaciones congénitas.

En los humanos, las concentraciones observadas en la sangre umbilical indican transferencia placentaria de las benzodiacepinas y sus metabolitos glucurónidos. Se ha reportado que los productos de madres que ingirieron benzodiacepinas durante varias semanas o más tiempo antes del parto, presentan síntomas de abstinencia durante el periodo post-natal. Se han reportado síntomas como hipoactividad, hipotonía, hipotermia, depresión respiratoria, apnea, problemas de alimentación y deterioro de la respuesta metabólica al estrés por frío en los neonatos nacidos de mujeres que han recibido benzodiacepinas durante la última fase del embarazo o durante el parto.

Los neonatos parecen conjugar el Lorazepam lentamente, siendo detectable el glucurónido en la orina durante más de siete días. La glucuronidación del Lorazepam podría inhibir competitivamente la conjugación de la bilirrubina, lo cual resultaría en hiperbilirrubinemia en el recién nacido.

Uso durante la lactancia: Hay evidencia de que Lorazepam es excretado en cantidades farmacológicamente insignificantes en la leche materna humana.

Sin embargo, no debe administrarse LOZAM® a mujeres que estén amamantando, a menos que, a juicio del médico, el beneficio previsto para la madre sea más importante que el riesgo potencial para el lactante.

REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS: Los eventos adversos, cuando llegan a presentarse, normalmente se observan al principio del tratamiento y por lo general su severidad disminuye o desaparece con el uso continuo o al reducir la dosis. En una muestra aproximadamente de 3,500 pacientes con ansiedad, los eventos adversos reportados con más frecuencia de LOZAM® fueron: sedación (15.9%), mareo (6.9%), debilidad (4.2%) e inseguridad o inestabilidad (3.4%). Eventos adversos menos frecuentes fueron: disturbios del sueño, agitación, trastornos dermatológicos, disturbios en la función ocular y varios síntomas gastrointestinales y manifestaciones autonómicas. La incidencia de sedación e inseguridad o inestabilidad aumentaron con la edad. Se observaron pequeñas disminuciones de la tensión arterial, pero que no tienen un significado producido por LOZAM®. Se ha asociado una amnesia transitoria o deterioro de la memoria con el uso de benzodiacepinas.


PRECAUCIONES EN RELACIÓN CON EFECTOS DE CARCINOGÉNESIS, MUTAGÉNESIS, TERATOGÉNESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD: Precauciones: La ansiedad puede ser un síntoma de otros padecimientos. Se debe considerar la posibilidad de que la ansiedad pueda estar relacionada con una enfermedad física o psiquiátrica subyacente para lo cual exista tratamiento más específico.

Durante el uso de benzodiacepinas puede surgir la depresión preexistente. Se debe proceder con precaución en el tratamiento de pacientes con glaucoma agudo de ángulo estrecho o miastenia grave. Los pacientes con deterioro de la función renal o hepática deben ser monitoreados frecuentemente y sus dosis deben ser ajustadas cuidadosamente de acuerdo con sus respuestas. En este tipo de pacientes dosis más bajas podrían ser suficientes. Estas mismas precauciones son aplicadas a los pacientes de edad avanzada o debilitados y en los pacientes con insuficiencia respiratoria crónica. Igual que con todos los depresores del SNC, el uso de benzodiacepinas pueden precipitar encefalopatía en los pacientes con insuficiencia hepática severa.

Algunos pacientes bajo tratamiento con benzodiazepinas han desarrollado discrasias sanguíneas y algunos han tenido elevaciones de las enzimas hepáticas. Cuando el tratamiento a largo plazo sea clínicamente necesario, se recomienda hacer biometrías hemáticas y pruebas de función hepática en forma regular.

Se han reportado amnesia, anterógrada transitoria o deterioro de la memoria asociados con el uso de benzodiacepinas. Este efecto podría ser ventajoso cuando LOZAM® se utiliza como premedicación. Si se utiliza LOZAM® para insomnio causado por ansiedad, el riesgo de amnesia anterógrada debe ser considerado cuando exista la probabilidad de que la duración del efecto del fármaco sea mayor que el periodo de sueño proyectado. Se debe asegurar que los pacientes tengan un periodo de sueño interrumpido que sea suficiente para permitir la disipación del efecto del fármaco. (p.e., 7-8 hrs).

Durante el uso de benzodiacepinas se han reportado ocasionalmente reacciones paradójicas, como inquietud, agitación, irritabilidad, agresividad, delirio, ira, pesadillas, alucinaciones, psicosis y conducta inapropiada. Estas reacciones tienen más probabilidad de presentarse en los niños que en los pacientes de edad avanzada. En caso de que lleguen a presentarse estas reacciones, el uso del fármaco debe ser descontinuado.

Aunque sólo raramente ha habido reportes de hipotensión, las benzodiacepinas deben administrarse con precaución a los pacientes en quienes el descenso de la tensión arterial pueda causar complicaciones cardio o cerebrovasculares. Esto es especialmente importante en los pacientes de edad avanzada.

En los pacientes con ansiedad acompañada por depresión, se debe tener presente la posibilidad de intento de suicidio y no deben prescribirse dosis altas de LOZAM®.

Con el uso del lorazepam durante periodos prolongados y en pacientes geriátricos requieren precaución y los pacientes deber ser monitoreados frecuentemente para determinar la posible presencia de síntomas de enfermedad del tracto gastrointestinal superior. Uso pediátrico: La seguridad y eficacia de LOZAM® en niños no ha sido establecidas por lo que su uso en esta población no se recomienda.

Carciogénesis, mutagénesis, deterioro de la fertilidad: No se observó evidencia de potencial carcinogénico en ratas o ratones durante un estudio de 18 meses con Lorazepam oral.

Una investigación de la actividad mutagénica de Lorazepam en Drosophila melanogaster indicó que este agente fue mutacionalmente inactivo. Se llevó a cabo un estudio de preimplantación en ratas con Lorazepam oral en una dosis de 20 mg/kg, el cual demostró que no hubo deterioro de la fertilidad.

INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GÉNERO: Las benzodiacepinas, incluso LOZAM®, producen efectos depresores aditivos sobre el SNC, cuando se coadministran con otros medicamentos que también producen depresión del SNC, por ejemplo, alcohol, barbitúricos, antipsicóticos, sedantes/hipnóticos, ansiolíticos, antidepresivos, analgésicos narcóticos, anti-histamínicos sedantes, anticonvulsivos y anestésicos. Ha habido reportes de estupor excesivo, reducción significativa de la frecuencia respiratoria y en un paciente, hipotensión cuando se administraron Lorazepam y loxapina en forma concomitante. Se han reportado casos de sedación pronunciada, salivación excesiva y ataxia cuando se administraron Lorazepam y clozapina en forma concurrente.

ALTERACIONES EN LOS RESULTADOS DE PRUEBAS DE LABORATORIO: Algunos pacientes en tratamiento con LOZAM® han desarrollado leucopenia, y otros han tenido elevación de DHL. Como con otras benzodiacepinas, las pruebas de biometría hemática y función hepática son recomendadas para pacientes bajo terapia a largo plazo.

PRECAUCIONES GENERALES: En pacientes con depresión acompañada de ansiedad se debe tener presente la posibilidad de intento de suicidio. Para pacientes de edad avanzada o débiles, la dosis inicial diaria no debe exceder los 2 mg a manera de evitar la sobresedación. Deben observarse las precauciones usuales para el tratamiento de pacientes con deterioro de la función renal o hepática.

En los pacientes donde coexisten trastornos gastrointestinales o cardiovasculares con ansiedad debe señalarse que Lorazepam no ha demostrado ser de beneficio significativo en el tratamiento del componente gastrointestinal o cardiovascular. Se presentó una dilatación esofágica en ratas bajo tratamiento con Lorazepam por más de 1 año a concentraciones de 6 mg/kg/día. La dosis sin efectos fue de 1.25 mg/kg/día (aproximadamente 6 veces la máxima dosis terapéutica humana de 10 mg por día). El efecto fue reversible solamente cuando el tratamiento se suspendió dentro de los 2 meses de la primera observación del fenómeno. No se conoce el significado clínico de esto; sin embargo, el uso de Lorazepam durante periodos prolongados y en pacientes de edad avanzada requiere precaución y debe monitorearse frecuentemente si hay síntomas de enfermedades gastrointestinales.

Advertencias: No se recomienda el uso de LOZAM® en pacientes con un trastorno depresivo primario o una psicosis. Como con todos los pacientes que tomen medicamentos que actúan sobre SNC, los pacientes que reciben Lorazepam deben ser advertidos de no operar maquinaria peligrosa o automóviles y, además, que disminuirá su tolerancia al alcohol y a otros depresores del SNC.

Dependencia física y psicológica: Después de la suspensión abrupta de Lorazepam, se presentaron síntomas de abstinencia, similares en naturaleza a aquellos observados con barbitúricos y alcohol (convulsiones, temblor, calambres abdominales y musculares, vómito y sudoración). Los síntomas de abstinencia más severos usualmente se han limitado a aquellos pacientes que recibieron dosis excesivas y por un periodo extenso.

Se han reportado síntomas de abstinencia leves (disforia e insomnio) después de una suspensión abrupta de benzodiacepinas administradas continuamente a niveles terapéuticos por varios meses. Por consiguiente, después de una terapia de cierta duración se debe evitar una suspensión abrupta del medicamento y se debe seguir un esquema de disminución gradual de dosis.

Individuos propensos a la adicción (así como farmacodependientes o alcohólicos) deben mantenerse bajo vigilancia cuidadosa mientras reciban Lorazepam u otro agente psicotrópico, debido a la predisposición de dichos pacientes a la habituación y dependencia física.

DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN: Oral.

La dosis y la duración del tratamiento deben ser individualizadas. Se debe prescribir la dosis más baja durante el menor tiempo posible. Generalmente, la duración del tratamiento no debe ser mayor de dos o tres meses, incluyendo el periodo de descontinuación gradual.El tratamiento no debe prolongarse sin reevaluar antes la necesidad de tratamiento continuo. El tratamiento debe ser descontinuado en forma gradual.

Por lo general, los pacientes de edad avanzada o debilitados, o los pacientes con deterioro de la función renal o hepática o con insuficiencia respiratoria crónica, requieren dosis más bajas o menos frecuentes. Estos pacientes deben ser monitoreados frecuentemente y la dosis debe ser ajustada cuidadosamente de acuerdo con la respuesta del paciente.

La dosis diaria promedio para el tratamiento de la ansiedad es de 2 a 3 mg en dosis divididas; sin embargo, la dosis diaria puede fluctuar entre 1 y 4 mg. La dosis más alta debe tomarse antes de acostarse. Usualmente, una dosis diaria de 6 mg no deberá ser excedida.

Para el insomnio por ansiedad o estrés situacional transitorio puede administrase una sola dosis diaria de 1 - 2 mg, generalmente a la hora de acostarse. Para los pacientes de edad avanzada o debilitados, se recomienda una dosis inicial de 0.5 mg/día, la cual debe ser ajustada según las necesidades y la tolerabilidad del paciente. Para medicación prequirúrgica se recomienda una dosis de 2 -4 mg la noche anterior a la cirugía y/o 1-2 horas antes del procedimiento quirúrgico.

MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACIÓN O INGESTA ACCIDENTAL: En el tratamiento de la sobredosificación con cualquier fármaco se debe tener presente la posibilidad de que el paciente pueda haber tomado varios agentes.

Síntomas: La sobredosificación de benzodiacepinas generalmente se manifiesta por diferentes grados de depresión del sistema nervioso central, que van desde somnolencia hasta coma.

En los casos leves, los síntomas son somnolencia, confusión mental y letargo.

En casos más serios, y especialmente cuando se ingirieron otros fármacos depresores del SNC o alcohol, los síntomas pueden incluir ataxia, hipotensión, hipotonía, depresión respiratoria, coma en fase uno (1) y, muy raramente, la muerte.

Manejo: Si la ingestión fue reciente, se debe inducir el vómito y/o aplicar lavado gástrico; deberán ser tomadas cuando sean apropiadas medidas generales de apoyo, monitoreo de signos vitales y estrecha observación del paciente. Si el vaciamiento del estómago no representa ninguna ventaja, el carbón activado puede ser útil para reducir la absorción del fármaco.

La hipotensión, aunque improbable, generalmente puede ser controlada con noradrenalina. Lorazepam es poco dializable.

En los pacientes hospitalizados, el antagonista benzodiacepínico flumazenil podría ser útil para el tratamiento de la sobredosificación con benzodiacepinas. Antes de usarlo, debe consultar la información sobre el producto flumazenil.

PRESENTACIONES: Caja con 40 o 80 tabletas de 1 mg.

Caja con 40 o 80 tabletas de 2 mg.

RECOMENDACIONES SOBRE ALMACENAMIENTO: Consérvese la caja bien cerrada.

LEYENDAS DE PROTECCIÓN:

Literatura exclusiva para médicos. Su venta requiere receta médica, la cual se retendrá en la farmacia. El uso prolongado aun a dosis terapéuticas puede causar dependencia. No se deje al alcance de los niños. No se use en el embarazo y la lactancia. No se use en menores de 12 años. Este medicamento puede producir somnolencia y afectar el estado de alerta, por lo que no deberá conducir vehículos automotores ni maquinaria pesada durante su uso.

Reporte las sospechas de reacción adversa al correo farmacovigilancia@cofepris.gob.mx.

Hecho en México por:

PSICOFARMA, S.A. de C.V.

Calz. de Tlalpan No. 4369

Col. Toriello Guerra, Deleg. Tlalpan

C.P. 14050, México, D.F.

Reg. Núm. 196M2002, SSA II

KEAR-07330060101988/RM2008