Esta página emplea tanto cookies propias como de terceros para recopilar información estadística de su navegación por internet y mostrarle publicidad y/o información relacionada con sus gustos. Al navegar por este sitio web usted comprende que accede al empleo de estas cookies.

PLM-Logos
Bandera México
Marca

MEGION IV

Sustancias

CEFTRIAXONA

Forma Famacéutica y Formulación

Solución inyectable

Presentación

1 Caja, 1 Frasco(s) ámpula, 10 ml, 1 Gramos

1 Caja, 1 Frasco(s) ámpula, 5 ml, 500 Miligramos

1 Caja, 1 Frasco ámpula con polvo, 500 Miligramos

1 Caja, 1 Frasco ámpula con polvo, 1 Gramos

FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN:

El frasco con polvo contiene:
Ceftriaxona sódica hemiheptahidratada equivalente a 500 mg o 1 g
de Ceftriaxona
La ampolleta con diluyente contiene: Agua inyectable 10 mL

INDICACIONES TERAPÉUTICAS: MEGION® IV está indicado para el tratamiento de infecciones cuando se conoce o es probable que se deban a microorganismos que son sensibles a la ceftriaxona (Véase Farmacocinética y farmacodinamia), por ejemplo:

• Sepsis.

• Meningitis bacteriana.

• Infecciones abdominales (peritonitis, infecciones de los conductos biliares, así como del tracto gastrointestinal). La Ceftriaxona deberá usarse en combinación con antibióticos que puedan proporcionar cobertura anaeróbica.

• Infecciones de la piel y de tejidos blandos.

• Infecciones óseas y articulares.

• Profilaxis perioperatoria de las infecciones.

• Infecciones en pacientes con sistema inmunológico deprimido.

• Infecciones renales y de las vías urinarias.

• Infecciones de los conductos respiratorios, en especial neumonías, así como también infecciones de la faringe, nariz y oído.

• Gonorrea.

• Pacientes con manifestaciones de la enfermedad de Lyme (Etapas II y III).

MEGION® IV puede utilizarse solo o en combinación con otros agentes antibacterianos en la profilaxis de infecciones postoperatorias asociadas con cirugía cardiovascular o procedimientos urológicos, y en cirugía colorrectal. En la cirugía colorrectal la ceftriaxona debe utilizarse en combinación con otro antibiótico que proporcione cobertura anaeróbica.

FARMACOCINÉTICA Y FARMACODINAMIA:

Farmacocinética:

Distribución:
La ceftriaxona se difunde rápidamente a través de tejidos y fluidos corporales tras la administración intravenosa. Cuando se usan dosis recomendadas, se alcanzan concentraciones terapéuticas durante al menos 24 horas.

Penetración en líquido cefalorraquídeo: En niños y lactantes, la distribución promedio a través de meninges inflamadas es del 17% de la concentración plasmática. Éste es aproximadamente 4 veces superior a la distribución a través de meninges no inflamadas. La concentración de ceftriaxona en líquido cefalorraquídeo es > 1.4 μg/mL, medida 24 horas después de la administración de ceftriaxona por vía intravenosa en dosis de 50-100 mg/kg.

En pacientes adultos con meningitis, la administración de 50 mg/kg de peso corporal permite alcanzar, entre las 2 y las 24 horas después de la administración, concentraciones varias veces superiores a las concentraciones mínimas inhibitorias necesarias para la mayoría de los agentes causantes de meningitis. Después de 24 horas, la concentración de líquido disminuye hasta 1 μg/mL.

Ceftriaxona se excreta rápidamente a la leche materna y su vida media de eliminación es de 12-17 horas. La concentración de ceftriaxona en leche materna es de aproximadamente 3-4% de la concentración sérica materna (0.5-0.7 μg/mL posterior a una dosis de 1 g). El paso de ceftriaxona a la leche materna tiene poca relevancia clínica, especialmente debido a la poca absorción oral del producto.

Ceftriaxona pasa rápidamente a la sangre del cordón umbilical y al líquido amniótico. Las concentraciones alcanzadas (aproximadamente 20 μg/mL y 15 μg/mL, respectivamente, tras una dosis intravenosa de 2 g) son probablemente suficientes para el tratamiento de las infecciones materno fetales.

Unión a proteínas: Ceftriaxona se une a proteínas plasmáticas, especialmente a la albúmina, de forma reversible, y esta unión disminuye al aumentar la concentración de ceftriaxona. Así, una unión del 95% a concentraciones plasmáticas inferiores a 100 μg/mL, es del 85% a la concentración de 300 μg/mL.

Metabolismo: Ceftriaxona es transformada en metabolitos inactivos por la flora intestinal.

Eliminación: Ceftriaxona es excretada como fármaco no metabolizado por los riñones (60%) y el hígado (40%).

Después de una a tres horas de la administración intravenosa de 1 g de ceftriaxona, la concentración de ceftriaxona en bilis es de 600-900 μg/mL. La concentración en los tejidos de la vesícula biliar es de 80 μg/mL.

Farmacocinética en situaciones clínicas especiales: En la primera semana de vida, el 80% de la dosis se excreta en la orina; durante el primer mes, esto baja a niveles similares a la de los adultos. En recién nacidos menores de 8 días el promedio de la vida media de eliminación es por lo regular de dos a tres veces mayor que la de los adultos jóvenes.

En personas mayores de 75 años, el promedio de la vida media de eliminación es por lo regular de 2 a 3 veces mayor a que en el grupo de los adultos jóvenes.

En pacientes con insuficiencia renal terminal presentan un incremento significativo de la vida media plasmática de cerca de 14 horas. En casos de insuficiencias renal y hepática concomitantes, la concentración plasmática de ceftriaxona debe monitorearse en intervalos periódicos para ajustar la dosis si es necesario.

Estudios in vitro han demostrado que ceftriaxona puede desplazar la bilirrubina de la albúmina sérica. Por tanto, debe prestarse especial atención cuando se considere el tratamiento con ceftriaxona en recién nacidos con ictericia, especialmente si son prematuros, ya que existe el riesgo de encefalopatía bilirrubinémica (Ver Advertencias especiales y Precauciones de uso).

Con la insuficiencia renal la secreción de la bilis aumenta; la insuficiencia hepática aumenta la excreción renal. En ambos casos, la vida media de eliminación se puede prolongar.

Farmacodinamia:

Mecanismo de acción: Ceftriaxona tiene una actividad bactericida, resultado de la inhibición de la síntesis de la pared bacteriana.

Puntos de corte: De acuerdo con el NCCLS (Comité Nacional de EUA sobre Estándares de Laboratorio Clínico) los siguientes puntos de corte CIM (microgramos/mL) para ceftriaxona se han definido (S: sensible, I: intermedio, R: resistente) en el 2002:

S

I

R

Enterobacteriaceae

≤ 8

16-32

≥ 64

Pseudomonas aeruginosa

Acinetobacter spp. I otro no-

Enterobacteriaceae

≤ 8

16-32

≥ 64

Staphylococcus spp.

≤ 8

16-32

≥ 64

Haemophilus spp.

≤ 2

Neisseria gonorrhoeae

≤ 0.25

Streptococcus pneumoniae (muestra con meningitis)

≤ 0.5

1

≥ 2

Streptococcus pneumoniae (muestra sin meningitis)

≤ 1

2

≥ 4

Streptococcus viridans

≤ 1

2

≥ 4

Sensibilidad: La prevalencia de resistencias puede variar geográficamente y con el tiempo para las especies seleccionadas y es deseable tener información local sobre resistencias, particularmente cuando se tratan infecciones graves.

Cuando sea necesario se debe buscar la asesoría de un experto cuando la prevalencia local de resistencia sea tal que la utilidad del agente en al menos algunos tipos de infecciones sea cuestionable.

Especies sensibles

Aerobios Gram-negativos

Citrobacter spp.

Citrobacter diversus.

Citrobacter freundii.

Escherichia coli*.

Haemophilus influenzae*.

Haemophilus parainfluenzae*.

Klebsiella spp.

Klebsiella pneumoniae*.

Klebsiella oxytoca*.

Moraxella catarrhalis*.

Morganella morganii.

Neisseria gonorrhoeae*.

Neisseria meningitidis*.

Proteus mirabilis*.

Proteus vulgaris*.

Providencia spp.

Salmonella spp.

Serratia spp.

Serratia marcescens.

Shigella spp.

Aerobios Gram-positivos

Staphylococcus spp. Coagulasa negativos.

Staphylococcus aureus*.

Streptococcus spp.

Streptococcus pyogenes*.

Grupo B Streptococcus (incluyendo Streptococcus agalactiae).

Streptococcus pneumoniae*.

Viridans Streptococcus*.

Intermedios

Aerobios Gram-positivos:

Staphylococcus epidermidis*.

Aerobios Gram-negativos:

Enterobacter spp.

Enterobacter aerogenes *.

Enterobacter cloacae*.

Resistente

Aerobios Gram-positivos:

Enterococcus spp.

Enterococcus faecalis.

Enterococcus faecium.

Listeria monocytogenes.

Meticilino resistente Staphylococcus spp.

Meticilino resistente Staphylococcus aureus .

Aerobios Gram-negativos:

Aeromonas spp.

Achromobacter spp.

Acinetobacter spp.

Alcaligenes spp.

Flavobacterium spp.

Legionella spp.

Proteus vulgaris*.

Pseudomonas spp.

Pseudomonas aeruginosa.

Anaerobios Gram-positivos:

Clostridium difficile.

Anaerobios:

Bacteroides fragilis.

Bacteroides spp.

Otros:

Chlamydia, Mycobacterium, Mycoplasma, Rickettsia spp.

* Se ha demostrado la eficacia clínica para aislados sensibles en indicaciones clínicas aprobadas.

Información adicional: Staphylococcus resistentes a la meticilina y a la Oxacilina (SAMR) son resistentes a todos los antibióticos β-lactámicos incluyendo a la ceftriaxona.

Streptococcus pneumoniae resistentes a la penicilina presentan resistencia cruzada a las cefalosporinas como la ceftriaxona.

Las cepas de Klebsiella spp y Escherichia coli que producen ESBL (β-lactamasas de amplio espectro) pueden ser clínicamente resistentes a la terapia con cefalosporinas, a pesar de la aparente sensibilidad in vitro que presentan, y deben considerarse resistentes.

Algunas cepas de Enterobacter spp., Citrobacter freundii, Morganella spp., Serratia spp. y Providencia spp. producen cefalosporinasas inducibles cromosómicas codificadas. La inducción o represión estable de estas beta-lactamasas cromosómicas antes o durante la exposición a cefalosporinas produce resistencia frente a todas las cefalosporinas. Se debe evitar el uso de ceftriaxona en infecciones producidas por estos patógenos, especialmente cuando se dispone de otras alternativas.

Resistencia: La ceftriaxona puede ser activa contra organismos productores de algunos tipos de beta-lactamasa, por ejemplo, TEM-1. Sin embargo, es desactivada por beta-lactamasas que pueden hidrolizar eficientemente las cefalosporinas, como muchas de las beta-lactamasas de amplio espectro y cefalosporinasas cromosómicas, como enzimas del tipo AmpC.

Ceftriaxona no es activa contra la mayoría de bacterias con proteínas de unión a penicilinas que hayan reducido la afinidad hacia los fármacos beta-lactámicos. La resistencia también puede mediarse por impermeabilidad bacteriana o mediante bombas bacterianas de reflujo. En el mismo organismo puede encontrarse presente más de una de estas cuatro formas de resistencia.

CONTRAINDICACIONES: Hipersensibilidad a ceftriaxona, o a cualquier otra cefalosporina, o a cualquiera de los excipientes.

Antecedentes de hipersensibilidad grave (por ejemplo, reacción anafiláctica) a cualquier otro tipo de agente antibacteriano beta-lactámico (penicilinas, monobactámicos y carbapenemas).

Ceftriaxona está contraindicada en: Recién nacidos prematuros hasta una edad postmenstrual de 41 semanas (edad gestacional + edad cronológica)*.

Recién nacidos de término completo (hasta 28 días de edad):

– Con hiperbilirrubinemia, ictericia, o quienes son hipoalbuminémicos o acidóticos debido a que éstas son condiciones en las cuales la unión a bilirrubina esté probablemente deteriorada*.

– Si requieren (o se espera que requieran) tratamiento con calcio intravenoso o infusiones con contenido de calcio debido al riesgo de precipitación de una sal de ceftriaxona-calcio (véase Precauciones generales, Reacciones secundarias y adversas e Interacciones medicamentosas y de otro género).

* Estudios in vitro han mostrado que ceftriaxona puede desplazar a la bilirrubina de los sitios de unión de albúmina en suero, lo que lleva a un posible riesgo de encefalopatía por bilirrubina en estos pacientes.

RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA:

Embarazo: La ceftriaxona atraviesa la barrera placentaria. Existen cantidades limitadas de datos sobre el uso de ceftriaxona en mujeres embarazadas. Estudios en animales no indican efectos dañinos directos o indirectos con respecto al desarrollo embrional/fetal, perinatal y postnatal (véase Farmacocinética y farmacodinamia). Ceftriaxona sólo debería ser administrada durante el embarazo y en particular en el primer trimestre de embarazo si el beneficio es mayor que el riesgo.

Lactancia: Ceftriaxona es excretada a través de la leche humana en bajas concentraciones, pero en dosis terapéuticas no se prevé ningún efecto en los lactantes. Sin embargo, el riesgo de diarrea y micosis de las membranas mucosas no puede ser excluido. La posibilidad de sensibilización debería ser tomada en cuenta. Se debe tomar una decisión si descontinuar la lactancia o abstenerse/interrumpir la terapia con ceftriaxona, tomando en cuenta el beneficio de la lactancia para el niño y el beneficio de la terapia para la mujer.

Fertilidad: Estudios reproductivos no han mostrado evidencia de efectos adversos en la fertilidad de pacientes del género masculino o femenino.

REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS: Las reacciones adversas frecuentemente más reportadas para ceftriaxona son eosinofilia, leucopenia, trombocitopenia, diarrea, erupción cutánea e incremento de enzimas hepáticas.

Los datos para determinar la frecuencia de Reacciones Adversas al Fármaco (RAF) de ceftriaxona se derivaron de estudios clínicos.

La siguiente convención ha sido utilizada para la clasificación de la frecuencia:

Muy común (≥ 1/10).

Común (≥ 1/100-< 1/10).

No común (≥ 1/1000-< 1/100).

Raro (≥ 1/10000-< 1/1000).

No conocido: (no puede ser estimado a partir de los datos disponibles).

Infecciones e infestaciones:

No común: Infección micótica genital.

Raro: Colitis pseudomembranosab.

No conocido: Superinfecciónb.

Trastornos de la sangre y del sistema linfático:

Común: Eosinofilia, leucopenia, trombocitopenia.

No común: Granulocitopenia, anemia, coagulopatía.

No conocido: Anemia hemolíticab, agranulocitosis.

Trastornos del sistema inmune:

No conocido: Choque anafiláctico, reacción anafiláctica, reacción anafilactoide, hipersensibilidadb.

Trastornos del sistema nervioso:

No común: Cefalea, mareo.

No conocido: Convulsiones.

Trastornos del oído y del laberinto:

No conocido: Vértigo.

Trastornos respiratorios, torácicos y mediastinales:

Raro: Broncoespasmos.

Trastornos gastrointestinales:

Común: Diarreab, heces blandas.

No común: Náuseas, vómito.

No conocido: Pancreatitisb, estomatitis, glositis.

Trastornos hepatobiliares:

Común: Incremento de enzimas hepáticas.

No conocido: Precipitaciones vesicularesb, kernicterus.

Trastornos de piel y tejido subcutáneo:

Común: Erupción cutánea.

No común: Prurito.

Raro: Urticaria.

No conocido: Síndrome de Stevens-Johnsonb, necrólisis epidermal tóxicab, eritema multiforme, pustulosis exantematosa generalizada aguda.

Trastornos renales y urinarios:

Raro: Hematuria, glicosuria.

No conocido: Oliguria, precipitación renal (reversible).

Trastornos generales y condiciones del sitio de administración:

No común: Dolor en el sitio de inyección, pirexia.

Raro: Edema, escalofríos.

Investigaciones:

No común: Incremento de creatinina en sangre.

No conocido: Prueba de Coombs con positivos falsosb, prueba de galactosemia con positivos falsosb, métodos no enzimáticos para la determinación de glucosa con resultados falsos positivosb.

a Con base en los reportes posteriores a la comercialización. Dado que estas reacciones son reportadas voluntariamente a partir de una población de tamaño incierto, no es posible estimar de manera confiable su frecuencia, la cual es por lo tanto categorizada como no conocida.

b Véase Precauciones generales.

Infecciones e infestaciones: Los reportes de diarrea después del uso de ceftriaxona pueden estar asociados con Clostridium difficile. El manejo apropiado de líquidos y electrolitos debería ser instituido (véase Precauciones generales).

Precipitación de sal de ceftriaxona-calcio: Rara vez, reacciones adversas graves, y en algunos casos fatales, han sido reportadas en recién nacidos prematuros o de término (edad < 28 días), quienes habían sido tratados con ceftriaxona intravenosa y calcio. Las precipitaciones de la sal de ceftriaxona-calcio han sido observadas en pulmón y riñones después de la muerte.

El alto riesgo de precipitación en recién nacidos es un resultado de su bajo volumen de sangre y la vida media más larga de ceftriaxona en comparación con adultos (véanse Contraindicaciones, Precauciones generales y Farmacocinética y farmacodinamia).

Han sido reportados casos de precipitación renal, principalmente en niños mayores a 3 años de edad, y quienes han sido tratados ya sea con dosis diarias altas (por ejemplo, ≥ 80 mg/kg/día) o dosis totales que exceden los 10 gramos y quienes presentaron otros factores de riesgo (por ejemplo, restricciones de fluidos o confinamiento a la cama). El riesgo de formación de precipitados se incrementa en pacientes inmovilizados o deshidratados. Este evento puede ser sintomático o asintomático, puede llevar a insuficiencia renal y anuria, y es reversible al interrumpir ceftriaxona (véase Precauciones generales).

La precipitación de la sal de ceftriaxona-calcio en la vesícula biliar ha sido observada, principalmente en pacientes tratados con dosis superiores a la dosis estándar recomendada. En niños, estudios prospectivos han mostrado una incidencia de precipitación variable con la aplicación intravenosa – mayor al 30% en algunos estudios. La incidencia parece disminuir con una infusión lenta (20-30 minutos). Este efecto es usualmente asintomático, pero las precipitaciones han sido acompañadas por síntomas clínicos tales como dolor, náusea y vómito en casos raros. El tratamiento sintomático es recomendado en estos casos. La precipitación es usualmente reversible al interrumpir ceftriaxona (véase Precauciones generales).


PRECAUCIONES EN RELACIÓN CON EFECTOS DE CARCINOGÉNESIS, MUTAGÉNESIS, TERATOGÉNESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD: Existe evidencia de estudios en animales que altas dosis de sal de ceftriaxona-calcio lleva a la formación de concreciones y precipitados en la vesícula biliar de perros y monos, lo cual ha probado ser reversible. Los estudios en animales no produjeron evidencia de toxicidad a la reproducción y genotoxicidad. No se realizaron estudios de carcinogenicidad con ceftriaxona.

INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GÉNERO: Los diluyentes que contienen calcio (por ejemplo, la solución de Ringer o la solución de Hartmann) no deberían ser utilizados para reconstituir viales de ceftriaxona o para diluir aún más un vial reconstituido para la administración intravenosa, dado que un precipitado puede formarse. La precipitación de ceftriaxona-calcio puede ocurrir también cuando ceftriaxona es mezclada con soluciones que contienen calcio en la misma línea de administración intravenosa. Ceftriaxona no debe ser administrada simultáneamente con soluciones intravenosas que contengan calcio, incluyendo las infusiones continuas que contienen calcio, como la nutrición parenteral vía un sitio Y. Sin embargo, en pacientes diferentes a los recién nacidos, ceftriaxona y las soluciones que contienen calcio pueden ser administradas secuencialmente una tras otra si las líneas de infusión son enjuagadas completamente entre infusiones con un líquido compatible. Estudios in vitro utilizando plasma adulto y recién nacidos de sangre del cordón umbilical demostraron que los recién nacidos tienen un mayor riesgo de precipitación de ceftriaxona-calcio (véase las secciones Dosis y vía de administración, Contraindicaciones, Precauciones generales, Reacciones secundarias y adversas).

El uso concomitante con anticoagulantes orales puede incrementar el efecto anti-vitamina K y el riesgo de sangrado. Se recomienda que el Índice Internacional Normalizado (INR) se supervise frecuentemente y se ajuste la posología del fármaco anti-vitamina K en concordancia, tanto durante el tratamiento con ceftriaxona, como después de éste (véase Reacciones secundarias y adversas).

Existe evidencia contradictoria respecto al incremento potencial en toxicidad renal de los aminoglicósidos cuando se utilizan con cefalosporinas. En tales casos se debe cumplir estrictamente el monitoreo recomendado de las concentraciones de aminoglicósidos (y la función renal) en la práctica médica.

En un estudio in vitro, han sido observados efectos antagónicos con la combinación de cloranfenicol y ceftriaxona. La relevancia clínica de este hallazgo es desconocida.

Ha habido reportes de una interacción entre ceftriaxona y productos orales que contienen calcio o interacción entre ceftriaxona intramuscular y productos que contienen calcio (vía intravenosa u oral).

En pacientes tratados con ceftriaxona, la prueba de Coombs puede arrojar resultados falsos positivos.

Ceftriaxona, como otros antibióticos, puede resultar en pruebas con falsos positivos para galactosemia.

Igualmente, los métodos no enzimáticos para la determinación de glucosa en la orina durante la terapia con ceftriaxona pueden producir resultados positivos falsos. Por esta razón, la determinación del nivel de glucosa en orina durante la terapia con ceftriaxona debería ser llevada a cabo enzimáticamente.

No se ha observado insuficiencia de la función renal después de la administración concurrente de grandes dosis de ceftriaxona y diuréticos potentes (por ejemplo, furosemida).

La administración simultánea de probenecid no reduce la eliminación de ceftriaxona.

Con base en reportes de la literatura la ceftriaxona es incompatible con amsacrina, vancomicina, fluconazol, aminoglucósidos y labetalol.

ALTERACIONES EN LOS RESULTADOS DE PRUEBAS DE LABORATORIO: En pacientes tratados con ceftriaxona, en raros casos la prueba de Coombs puede dar falsos positivos.

La ceftriaxona, como otros antibióticos pueden dar falsos positivos en pruebas de galactosemia.

De igual forma, los métodos no enzimáticos para la determinación de glucosa en orina pueden dar resultados falsos positivos. Por esta razón, la determinación de los niveles de glucosa en orina durante la terapia con ceftriaxona debe realizarse con métodos enzimáticos.

PRECAUCIONES GENERALES:

Reacciones de hipersensibilidad: Como con todos los agentes antibacterianos beta-lactámicos, las reacciones de hipersensibilidad graves, y ocasionalmente fatales, han sido reportadas (véase Reacciones secundarias y adversas). En caso de reacciones de hipersensibilidad grave, el tratamiento con ceftriaxona debe ser descontinuado inmediatamente y se deben iniciar medidas de emergencia adecuadas. Antes del inicio del tratamiento, se debería establecer si el paciente tiene antecedentes de reacciones de hipersensibilidad grave a ceftriaxona, u otras cefalosporinas, o cualquier otro tipo de agente beta-lactámico. Se debe tener precaución si ceftriaxona es proporcionada a pacientes con antecedentes de hipersensibilidad no grave a otros agentes beta-lactámicos.

Reacciones cutáneas adversas severas: (Síndrome de Stevens-Johnson o síndrome de Lyell/necrólisis epidérmica tóxica) han sido reportados; sin embargo, la frecuencia de estos eventos no es conocida (véase Reacciones secundarias y adversas).

Interacción con productos que contienen calcio: Se han descrito casos de reacciones fatales con precipitados de ceftriaxona-calcio en pulmones y riñones en recién nacidos prematuros y de término menores de 1 mes de edad. Por lo menos uno de ellos había recibido ceftriaxona y calcio en tiempos diferentes y a través de diferentes vías intravenosas. En los datos científicos disponibles, no hay reportes de precipitaciones intravasculares confirmadas en pacientes, diferentes a los recién nacidos, tratados con ceftriaxona y soluciones que contienen calcio o con cualquier otro producto que contiene calcio. Estudios in vitro demostraron que los recién nacidos tienen un riesgo creciente de precipitación de ceftriaxona-calcio en comparación con otros grupos etarios.

En pacientes de cualquier edad, la ceftriaxona no debe ser mezclada o administrada simultáneamente con cualquier solución intravenosa que contenga calcio, incluso a través de líneas de infusión diferentes o en sitios de infusión diferentes. Sin embargo, en pacientes mayores a 28 días de edad, la ceftriaxona y las soluciones que contienen calcio pueden ser administradas secuencialmente una después de otra si se utilizan líneas de infusión intravenosa diferentes o si éstas son enjuagadas completamente entre infusiones con solución salina fisiológica para evitar la precipitación. En pacientes que requieren infusión continua con nutrición parenteral total (NPT) que contiene calcio, los profesionales del cuidado de la salud pueden considerar el uso de tratamientos antibacterianos alternativos que no tengan un riesgo similar de precipitación. Si el uso de ceftriaxona es considerado necesario en pacientes que requieran nutrición continua, las soluciones de NPT y ceftriaxona pueden ser administradas simultáneamente, aunque con diferentes líneas de infusión en sitios diferentes. Alternativamente, la infusión de la solución NPT podría ser detenida durante el periodo de infusión de ceftriaxona y las líneas de infusión se enjuagaron entre soluciones (véase Restricciones de uso durante el embarazo y la lactancia, Reacciones secundarias y adversas, Farmacocinética y farmacodinamia e Interacciones medicamentosas y de otro género).

Población pediátrica: La seguridad y la efectividad de ceftriaxona en recién nacidos, infantes y niños se estableció para las dosis descritas en posología y método de administración (véase Dosis y vía de administración). Los estudios han mostrado que ceftriaxona, como algunas otras cefalosporinas, puede desplazar la bilirrubina de la albúmina en suero.

Ceftriaxona está contraindicada en neonatos prematuros y de término completo en riesgo de desarrollar encefalopatía por hiperbilirrubinemia (véase Contraindicaciones).

Anemia hemolítica mediada por el sistema inmune: Se ha observado una anemia hemolítica mediada por el sistema inmune en pacientes que reciben agentes antibacterianos cefalosporínicos, incluyendo ceftriaxona (véase Reacciones secundarias y adversas). Casos graves de anemia hemolítica, incluyendo fatalidades, han sido reportados durante el tratamiento con ceftriaxona, tanto en adultos como en niños.

Si un paciente desarrolla anemia mientras recibe ceftriaxona, el diagnóstico de una anemia asociada con cefalosporina debería ser considerado e interrumpir ceftriaxona hasta que la etiología sea determinada.

Tratamiento a largo plazo: Durante un tratamiento prolongado, se debería realizar un recuento celular de sangre total en intervalos regulares.

Colitis/Sobrecrecimiento de microorganismos no susceptibles: La colitis asociada con agentes antibacterianos y la colitis pseudomembranosa han sido reportadas con casi todos los agentes antibacterianos, incluyendo ceftriaxona, y puede oscilar en gravedad de leve hasta amenazar la vida. Por lo tanto, es importante considerar el diagnóstico en pacientes quienes presentan diarrea durante o después de la administración de ceftriaxona (véase Reacciones secundarias y adversas). La interrupción de la terapia con ceftriaxona y la administración del tratamiento específico para Clostridium difficile debería ser considerado.

No se deberán administrar medicamentos que inhiban la peristalsis.

La superinfecciones con microorganismos no susceptibles pueden presentarse como con otros agentes antibacterianos.

Insuficiencia renal y hepática grave: En la insuficiencia renal y hepática grave, se aconseja una estrecha supervisión clínica por seguridad y eficacia (véase Dosis y vía de administración).

Interferencia con pruebas serológicas: Se pueden presentar interferencias con las pruebas de Coombs, ya que ceftriaxona puede llevar a resultados de la prueba falso-positivos.

Además puede llevar a resultados falsos positivos para galactosemia (véase Reacciones secundarias y adversas).

Los métodos no enzimáticos para la determinación de glucosa en orina pueden dar resultados positivos falsos. La determinación de glucosa en la orina durante la terapia con ceftriaxona debería ser realizada enzimáticamente (véase Reacciones secundarias y adversas).

La presencia de ceftriaxona podría falsamente disminuir los valores estimados de glucosa en sangre obtenidos con algunos sistemas de monitoreo de glucosa en sangre. Favor de consultar las instrucciones de uso para cada sistema. Se deberán utilizar métodos alternativos de pruebas en caso de que sea necesario.

Espectro antibacteriano: Ceftriaxona tiene un espectro limitado de actividad antibacteriana y puede no ser adecuada para uso como un agente único para el tratamiento de algunos tipos de infecciones, a menos que el patógeno ya haya sido confirmado (véase Dosis y vía de administración). En infecciones polimicrobianas, donde se sospechan patógenos que incluyen organismos resistentes a ceftriaxona, la administración de un antibiótico adicional debería ser considerada.

Litiasis biliar: Cuando se observan opacidades en los ultrasonidos, se deberá considerar la posibilidad de precipitados de calcio ceftriaxona. Las opacidades, que se han confundido con cálculos biliares, se han detectado en los ultrasonidos de la vesícula biliar y se han observado con mayor frecuencia con dosis de ceftriaxona de 1 g por día y mayores.

Se deberá considerar precaución particularmente en la población pediátrica. Dichos precipitados desaparecen después de la descontinuación de la terapia con ceftriaxona. En raras ocasiones los precipitados de calcio ceftriaxona fueron asociados con síntomas. En casos sintomáticos, se recomienda un manejo conservador no quirúrgico y se deberá considerar la interrupción del tratamiento con ceftriaxona por parte del médico con base en la evaluación específica de riesgos/beneficios (véase Reacciones secundarias y adversas).

Estasis biliar: Casos de pancreatitis, posiblemente de etiología biliar, han sido reportados en pacientes tratados con ceftriaxona (véase Reacciones secundarias y adversas). La mayoría de los pacientes presentaron factores de riesgo para estasis biliar y lodo biliar, por ejemplo durante una terapia principal precedente, enfermedad grave y nutrición parenteral total. Un desencadenante o cofactor de la precipitación biliar relacionada con ceftriaxona no puede ser descartado.

Litiasis renal: Casos de litiasis renal han sido reportados, que son reversibles al interrumpir ceftriaxona (véase Reacciones secundarias y adversas). En casos sintomáticos, se debería realizar la sonografía. El uso en pacientes con antecedentes de litiasis renal o con hipercalciuria debería ser considerado por el médico, con base en la valoración específica de riesgo-beneficio específica.

Efectos sobre la habilidad para conducir y usar maquinaria: Durante el tratamiento con ceftriaxona, se pueden presentar efectos no deseables (por ejemplo, mareo), los cuales pueden influir en la habilidad para conducir y usar maquinaria (véase Reacciones secundarias y adversas). Los pacientes deberían ser cuidadosos cuando conduzcan u operen maquinaria.

DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN:

Vía de administración: Intravenosa.

La dosis y vía de administración deberán determinarse por la gravedad y sitio de la infección, la sensibilidad del microorganismo responsable y la edad y condición del paciente. La duración normal de la terapia depende de la respuesta. Al igual que con otros antibióticos en general, la administración de ceftriaxona deberá continuarse al menor por 48-72 horas posteriores a que el paciente esté afebril o se obtenga evidencia de la erradicación bacteriana.

Adultos y adolescentes mayores de 12 años con un peso de 50 kg: La dosis en general es de 1-2 g de ceftriaxona, administrada una vez al día (cada 24 horas). En casos de infecciones graves o causadas por microorganismos moderadamente sensibles, se puede incrementar la dosis a 4 g administrada una vez al día.

Meningitis: En adultos y adolescentes mayores de 12 años de edad y en niños con un peso ≥ 50 kg se deberá iniciar el tratamiento con 100 mg/kg/24 h una vez al día, pero sin exceder una dosis máxima de 4 g/día.

En casos de meningitis bacteriana en lactantes y niños la terapia se inicia con dosis de 50-100 mg/kg (hasta un máximo de 2 g) una vez al día. Una vez que se ha identificado al microorganismo responsable y su sensibilidad se puede reducir la dosis.

La duración del tratamiento varía dependiendo del curso de la enfermedad. Normalmente 1 a 2 semanas son suficientes.

Enfermedad de Lyme (etapas II y III): En adultos y adolescentes mayores de 12 años de edad la dosis del tratamiento es de 50 mg/kg con un máximo de 2 g de ceftriaxona una vez al día durante 14 días.

Niños: 50-100 mg/kg de peso corporal una vez al día, hasta una dosis máxima diaria de 2 g, por 14 días.

Profilaxis perioperatoria: Para prevenir infecciones postoperatorias en cirugías contaminadas o potencialmente contaminadas, se recomienda una dosis única de 1-2 g, dependiendo del riesgo de infección, administrada de 30 a 90 minutos antes de la operación. En cirugía colorrectal, la ceftriaxona deberá administrarse con un agente antibacteriano que sea activo contra los anaerobios.

Ancianos: No se requiere ajustar la dosis de adultos considerando que las funciones renal y hepática sean adecuadas.

Neonatos y niños menores de 12 años de edad con un peso corporal de < 50 kg: Se recomiendan los siguientes esquemas de dosificación en administración diaria: Lactantes y niños menores de 12 años de edad: La dosis diaria recomendada es de 20-50 mg/kg de peso corporal, pero se puede administrar hasta 80 mg/kg al día en infecciones graves. La dosis diaria de 80 mg/kg no debe excederse. Las dosis mayores a 50 mg/kg de peso corporal deberán administrarse por vía intravenosa durante un periodo de 30 minutos.

En niños con un peso corporal de 50 kg o más, se recomienda la dosis estándar del adulto.

Insuficiencia renal: En pacientes con insuficiencia renal no se requiere modificar la dosis de ceftriaxona siempre y cuando la función hepática sea normal. Sólo en casos de insuficiencia renal grave (depuración de creatinina < 10 mL/min) la dosis diaria deberá limitarse a un máximo de 2 g.

En los pacientes en quienes coexistan la insuficiencia renal grave y la insuficiencia hepática, se deben monitorear las concentraciones plasmáticas de ceftriaxona de forma regular y se debe ajustar la dosis de forma adecuada.

Los pacientes sometidos a hemodiálisis o diálisis peritoneal no requieren de una dosis adicional de ceftriaxona después de la diálisis. Sin embargo, se deben monitorear las concentraciones plasmáticas para determinar los ajustes a la dosis necesarios, debido a que la velocidad de eliminación en esos pacientes puede reducirse.

Insuficiencia hepática: No es necesario modificar la dosis siempre y cuando la función renal sea normal. En los pacientes en quienes coexistan la insuficiencia renal grave y la insuficiencia hepática, se deben monitorear las concentraciones plasmáticas de ceftriaxona de forma regular y se debe ajustar la dosis de forma adecuada.

No deben usarse los diluyentes que contienen calcio (ej. Solución de Ringer o de Hartmann), para reconstituir los viales de ceftriaxona o diluirlos más después de la reconstitución para la administración por vía intravenosa porque se pueden formar precipitaciones. La precipitación de ceftriaxona-calcio también puede ocurrir cuando se mezcla la ceftriaxona con soluciones que contienen calcio en la misma línea de administración intravenosa. Por lo tanto, no se debe mezclar ceftriaxona con soluciones que contengan calcio y tampoco deben administrarse de forma simultánea (ver Contraindicaciones, Precauciones generales).

Método de administración de MEGION® IV: La ceftriaxona puede ser administrada por infusión intravenosa durante por lo menos 30 minutos (vía preferida) o por inyección intravenosa lenta durante 5 minutos.

La inyección intermitente intravenosa debe ser proporcionada durante 5 minutos, preferentemente en venas grandes. Las dosis intravenosas de 50 mg/kg o mayores en lactantes y niños de hasta 12 años de edad deben ser administradas por infusión. En recién nacidos, las dosis intravenosas deben ser administradas durante 60 minutos para reducir el riesgo potencial de encefalopatía por bilirrubina (véase las secciones Contraindicaciones y Precauciones generales). Para dosis mayores a 2 g, la administración intravenosa no debe ser utilizada.

La ceftriaxona está contraindicada en recién nacidos (≤ 28 días) si requieren (o se espera que requieran) tratamiento con soluciones intravenosas que contengan calcio, incluyendo infusiones continuas que contienen calcio, tales como la nutrición parenteral, dado el riesgo de precipitación de ceftriaxona-calcio (véase Contraindicaciones).

No usar diluyentes que contengan calcio (por ejemplo, la solución de Ringer o la solución de Hartmann) para reconstituir viales de ceftriaxona o para diluir aún más un vial reconstituido para la administración intravenosa, dado que puede formarse un precipitado. La precipitación de ceftriaxona-calcio puede ocurrir también cuando ceftriaxona es mezclada con soluciones que contienen calcio en la misma línea de administración intravenosa. Por lo tanto, ceftriaxona y las soluciones que contienen calcio no deben ser mezcladas o administradas simultáneamente (véase las secciones Contraindicaciones, Precauciones generales e Interacciones medicamentosas y de otro género).

Para profilaxis pre-operatoria de infecciones en el sitio de cirugía, ceftriaxona debe administrarse de 30-90 minutos antes de la cirugía.

Instrucciones para su uso y manejo: Concentraciones para la inyección intravenosa: 100 mg/mL.

Concentraciones para la infusión intravenosa: 50 mg/mL.

Inyección intravenosa: 0.5 g de ceftriaxona debe ser disuelto en 5 mL y 1.0 g de ceftriaxona debe ser disuelto en 10 mL de agua para inyección. La inyección debe administrarse durante al menos 2-4 minutos, directamente en la vena o a través del tubo de infusión intravenosa.

Infusión intravenosa: 1 a 2 g de ceftriaxona deben disolverse en 20 a 40 mL de una de las siguientes soluciones de infusión libres de calcio: infusiones de cloruro de sodio al 0.9%, cloruro de sodio a 0.45% y glucosa al 2.5%, glucosa al 5% o al 10%, dextrano al 6% en glucosa al 5%, hidroxietil-almidón al 6-10% (Véase además la información incluida en la sección Interacciones medicamentosas y de otro género). La infusión debe administrarse durante al menos 30 minutos.

Cuando la ceftriaxona se reconstituya para una inyección intravenosa, el polvo cristalino blanco a naranja amarillento da como resultado una solución amarillo pálido a ámbar.

Las soluciones reconstituidas deben ser inspeccionadas visualmente. Sólo deben utilizarse soluciones transparentes libres de partículas visibles. El producto reconstituido es solamente para un uso y cualquier solución sin utilizar debe ser desechada.

MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACIÓN O INGESTA ACCIDENTAL: En caso de una sobredosis pueden ocurrir náusea, vómito, diarrea. La concentración de ceftriaxona no se puede reducir por hemodiálisis o diálisis peritoneal. No hay un antídoto específico. El tratamiento es sintomático.

PRESENTACIONES:

Caja con 1 frasco ámpula con polvo con 500 mg y 1 ampolleta con diluyente.

Caja con 1 frasco ámpula con polvo con 1 g y 1 ampolleta con diluyente.

Todas las presentaciones con instructivo impreso.

RECOMENDACIONES SOBRE ALMACENAMIENTO: Consérvese a no más de 30°C.

Consérvese la caja bien cerrada.

LEYENDAS DE PROTECCIÓN:

Su venta requiere receta médica. No se deje al alcance de los niños. Literatura exclusiva para médicos. No se administre si la solución no es transparente, si contiene partículas en suspensión o sedimentos. No se administre si el cierre ha sido violado. Dilúyase con agua estéril para uso inyectable al volumen indicado. Hecha la mezcla, adminístrese de inmediato y deséchese el sobrante. El empleo de este medicamento durante el embarazo y la lactancia queda bajo responsabilidad del médico.

ANTIBIÓTICO. El uso incorrecto de este producto puede causar resistencia bacteriana.

Reporte las sospechas de reacción adversa al correo: farmacovigilancia@cofepris.gob.mx

Distribuido por:

SANDOZ, S.A. de C.V.

La Candelaria No. 186,

Col. Atlántida, C.P. 04370,

Coyoacán, Ciudad de México, México

Reg. Núm. 083M99, SSA IV

®Marca Registrada