Esta página emplea tanto cookies propias como de terceros para recopilar información estadística de su navegación por internet y mostrarle publicidad y/o información relacionada con sus gustos. Al navegar por este sitio web usted comprende que accede al empleo de estas cookies.

PLM-Logos
Bandera México
ROCEPHIN I.M. Solución
Marca

ROCEPHIN I.M.

Sustancias

CEFTRIAXONA

Forma Famacéutica y Formulación

Solución

FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN:

Cada frasco ámpula contiene:

Ceftriaxona disódica equivalente a

de ceftriaxona

500 mg ó 1 g

La ampolleta con diluyente contiene:

Agua inyectable cbp

5 mL ó 10 mL.

ROCEPHIN® contiene aproximadamente 83 mg (3.6 mEq) de sodio por gramo de ceftriaxona.

INDICACIONES TERAPÉUTICAS:

Infecciones causadas por patógenos sensibles a ROCEPHIN, p. ej:

• Sepsis.

• Meningitis.

• Borreliosis de Lyme diseminada (fase precoz y tardía de la enfermedad).

• Infecciones abdominales (peritonitis, infecciones gastrointestinales o de las vías biliares).

• Infecciones de los huesos, las articulaciones, los tejidos blandos, la piel o de heridas.

• Infecciones en pacientes con disminución de los mecanismos de defensa.

• Infecciones del tracto urinario y renal.

• Infecciones del tracto respiratorio, especialmente neumonía e infecciones de oído, nariz y garganta.

• Infecciones genitales, incluida la gonorrea.

• Cuidado perioperatorio profiláctico de las infecciones.

FARMACOCINÉTICA Y FARMACODINAMIA:

Propiedades farmacodinámicas: La actividad bactericida de ceftriaxona resulta de la inhibición de la síntesis de la pared celular bacterial. La ceftriaxona ejerce actividad in vitro contra una amplia gama de microorganismos gram-negativos y gram-positivos. La ceftriaxona es altamente estable a la mayoría de las ß-lactamasas, tanto penicilinasas como cefalosporinasas, de bacterias gram-positivas y gram-negativas. La ceftriaxona es usualmente activa contra los siguientes microorganismos in vitro y en infecciones clínicas.

Aerobios Gram-positivos: Staphylococcus aureus (sensible a meticilina), estafilococos coagulasa negativos, Streptococcus pyogenes (ß-hemolítico, grupo A), Streptococcus agalactiae (ß-hemolítico, grupo B), estreptococos ß-hemolíticos (ningún grupo A o B), Streptococcus viridans, Streptococcus pneumoniae.

Nota: Los estafilococos resistentes a meticilina son resistentes a las cefalosporinas, incluida la ceftriaxona. Por lo general, Enterococcus faecalis, Enterococcus faecium y Listeria monocytogenes son resistentes.

Aerobios Gram-negativos: Acinetobacter lwoffi, Acinetobacter anitratus (sobre todo A. baumanii)*, Aeromonas hydrophila, Alcaligenes faecalis, Alcaligenes odorans, Bacterias del tipo Alcaligenes, Borrelia burgdorferi, Capnocytophaga spp., Citrobacter diversus (incluido C. amalonaticus), Citrobacter freundii*, Escherichia coli, Enterobacter aerogenes*, Enterobacter cloacae*, Enterobacter* spp., Haemophilus ducreyi, Haemophilus influenzae, Haemophilus parainfluenzae, Hafnia alvei, Klebsiella oxytoca, Klebsiella pneumoniae**, Moraxella catarrhalis (antiguamente Branhamella catarrhalis), Moraxella osloensis, Moraxella spp., Morganella morganii, Neisseria gonorrhoea, Neisseria meningitidis, Pasteurella multocida, Plesiomonas shigelloides, Proteus mirabilis, Proteus penneri*, Proteus vulgaris, Pseudomonas fluorescens*, Pseudomonas* spp., Providentia rettgeri, otras especies del género Providentia, Salmonella typhi, especies no tifoideas del género Salmonella, Serratia marcescens*, Serratia spp., Shigella spp., Vibrio spp., Yersinia enterocolítica, Yersinia spp.

* Algunas cepas de estas especies son resistentes a ceftriaxona, debido fundamentalmente a la producción de una ß-lactamasa codificada cromosómicamente.

** Algunas cepas de estas especies son resistentes a la ceftriaxona, debido a la producción de una ß-lactamasa de amplio espectro mediada por plásmidos.

Nota: Muchas de las cepas de los microorganismos mencionados, que son multirresistentes a otros antibióticos, p. ej.: aminopenicilinas, ureidopenicilinas, cefalosporinas clásicas y amino glucósidos, son sensibles a la ceftriaxona. Treponema pallidum es sensible in vitro y en los experimentos con animales.

Las investigaciones clínicas indican que la sífilis primaria y secundaria responde bien al tratamiento con ceftriaxona. Con unas pocas excepciones, los aislamientos clínicos de P. aeruginosa son resistentes a la ceftriaxona.

Organismos anaeróbicos: Bacteroides spp. (Especies sensibles a la bilis)*, Clostridium spp. (Excepto C. difficile), Fusobacterium nucleatum, Fusobacterium spp., Gaffkya anaeróbica (antiguamente Peptococcus), Peptostreptococcus spp.

* Algunas cepas de estas especies son resistentes a la ceftriaxona debido a la producción de ß-lactamasa.

Nota: Muchas cepas de Bacteroides productores de ß-lac­ta­ma­sas (sobre todo B. fragilis) son resistentes. Clostridium difficile es resistente.

La sensibilidad a la ceftriaxona puede determinarse mediante la prueba de difusión en disco o pruebas de dilución en agar o en caldo, con técnicas estandarizadas de determinación de la sensibilidad, como las recomendadas por el National Committee for Clinical Laboratory Standards (NCCLS). El NCCLS ha publicado los siguientes valores límite para la ceftriaxona.

Sensible

Moderadamente sensible

Resistente

Prueba de dilución.

Concentraciones

inhibitorias en mg/l

= 8

16-32

= 64

Prueba de difusión

(disco de 30 µg

de ceftriaxona) diámetro de la zona de inhibición en mm

= 21

20-14

= 13

En todos los microorganismos debe ensayarse el disco con ceftriaxona, ya que las pruebas in vitro han demostrado que puede ser activo frente a algunas cepas resistentes a discos con otras cefalosporinas.

En los laboratorios que no utilicen habitualmente las recomendaciones del NCCLS, pueden seguirse otras normas alternativas de valoración de la sensibilidad bien estandarizadas como las publicadas por DIN, ICS y otras que pueden sustituirse.

Propiedades Farmacocinéticas: La farmacocinética de ceftriaxona no es lineal y todos los parámetros farmacocinéticos básicos, excepto la vida-media de eliminación, son dosis-dependiente si se basan en las concentraciones totales del fármaco, aumentando menos que proporcionalmente con la dosis. La no linealidad se debe a la saturación de la fijación de las proteínas al plasma y, por tanto, se observa para el total de ceftriaxona plasmática, pero no para la ceftriaxona libre (no fijada).

Absorción: La concentración plasmática máxima tras una única dosis I.M. de 1.0 g es de unos 81 mg/l y se alcanza al cabo de 2-3 horas de la administración. Tras la administración I.M., el área bajo la curva concentración plasmática-tiempo es equivalente al obtenido tras la administración I.V. de una dosis equivalente, lo cual indica una biodisponibilidad del 100% para la ceftriaxona por vía I.M.

Después de la administración de un bolo intravenoso de 500 mg y 1 g de ceftriaxona los niveles plasmáticos máximos medios de ceftriaxona son de aproximadamente 120 y 200 mg/L, respectivamente. Después de la infusión intravenosa de 500 mg, 1 g y 2 g de ceftriaxona los niveles plasmáticos de ceftriaxona son de aproximadamente 80, 150 y 250 mg/L, respectivamente. Después de la inyección intramuscular los niveles plasmáticos máximos medios de ceftriaxona son de aproximadamente la mitad de los observados después de la administración intravenosa de una dosis equivalente.

Distribución: El volumen de distribución de la ceftriaxona es de 7-12 l.

La ceftriaxona ha demostrado una excelente penetración en los tejidos y en los líquidos corporales con dosis de 1-2 g. En más de 60 tejidos o líquidos corporales incluyendo pulmón, corazón, hígado y vías biliares, amígdalas, oído medio y mucosa nasal, huesos, líquido cefalorraquídeo, líquido pleural, secreción prostática y líquido sinovial se detectan durante más de 24 horas concentraciones muy superiores a las concentraciones mínimas inhibitorias para la mayoría de los gérmenes patógenos responsables de la infección.

Unión a proteínas: La ceftriaxona se une a la albúmina de forma reversible. La fijación a proteínas plasmáticas es de aproximadamente 95% con concentraciones plasmáticas inferiores a 100 mg/L. La fijación es saturable y la porción fijada disminuye con la concentración en aumento (hasta 85% con una concentración plasmática de 300 mg/L).

Penetración en tejidos especiales: La ceftriaxona penetra las meninges. La penetración es mayor cuando las meninges están inflamadas. Se reporta que las concentraciones máximas medias de ceftriaxona en el CSF de pacientes con meningitis bacteriana son de hasta 25% de los niveles plasmáticos en comparación con 2% de los niveles plasmáticos en pacientes con meninges no inflamadas. Las concentraciones máximas de ceftriaxona en el CSF se alcanzan aproximadamente 4-6 horas después de la inyección intravenosa.

La ceftriaxona atraviesa la barrera placentaria y se excreta en la leche materna en pequeñas cantidades.

Metabolismo: La ceftriaxona no se metaboliza sistémicamente; únicamente la flora intestinal transforma este fármaco en metabolitos inactivos.

Eliminación: La depuración plasmática total es de 10-22 ml/min. La depuración renal es de 5-12 ml/min. La ceftriaxona se excreta de forma inalterada en un 50-60% por la orina, mientras que el 40-50% se excreta sin cambio por la bilis. La vida-media de eliminación en los adultos es de unas 8 horas.

Farmacocinética en poblaciones especiales:

Pacientes con insuficiencia hepática o renal: En los pacientes con insuficiencia hepática o renal, la farmacocinética de la ceftriaxona apenas se altera, y la vida-media de eliminación aumenta muy poco (menos de dos veces), incluso en pacientes con disfunción renal grave.

El aumento modesto de la vida media en la disfunción renal es explicado por un aumento compensatorio del aclaramiento no renal, resultado de una disminución de la fijación a proteínas y el aumento correspondiente del aclaramiento no renal de la ceftriaxona total.

En pacientes con disfunción hepática la vida media de eliminación de la ceftriaxona no aumenta, debido a un aumento compensatorio del aclaramiento renal. Esto también se debe a un aumento en la fracción libre en plasma de ceftriaxona que contribuye al aumento paradójico observado del aclaramiento total del fármaco, con un aumento del volumen de distribución paralelo al del aclaramiento total.

Ancianos: En ancianos de más de 75 años la vida-media promedio de eliminación suele ser unas dos veces mayor que en los adultos jóvenes.

Niños: La vida media de la ceftriaxona se prolonga en los neonatos. Desde el nacimiento hasta los 14 días de edad los niveles de ceftriaxona libre pueden aumentar aún más por factores tales como la filtración glomerular reducida y la alteración de la fijación a las proteínas. Durante la niñez la vida media es menor que en neonatos o adultos.

El aclaramiento plasmático y el volumen de distribución de la ceftriaxona total son mayores en neonatos, lactantes y niños que en adultos.

CONTRAINDICACIONES:

Hipersensibilidad: ROCEPHIN® I.M. está contraindicado en pacientes con antecedentes de hipersensibilidad conocida a la ceftriaxona, cualquiera de sus excipientes o a cualquier otra cefalosporina. Los pacientes con reacciones previas de hipersensibilidad a la penicilina y a otros agentes betalactámicos pueden estar en mayor riesgo de hipersensibilidad a la ceftriaxona (Véase la sección de Precauciones generales).

Lidocaína: Contraindicaciones para la lidocaína: debe excluirse antes de la inyección intramuscular de la ceftriaxona cuando la solución de lidocaína se usa como un solvente (véase la sección de Dosis y vía de administración). Véase la sección Contraindicaciones en la información para prescribir de la lidocaína. Las soluciones de ceftriaxona que contienen lidocaína nunca deben administrarse por vía intravenosa.

Neonatos Prematuros: ROCEPHIN® I.M. está contraindicado en neonatos prematuros hasta una edad postmenstrual de 41 semanas (edad gestacional + edad cronológica).

Neonatos con hiperbilirrubinemia: No deben tratarse con ceftriaxona los recién nacidos hiperbilirrubianémicos. Estudios in vitro han mostrado que la ceftriaxona puede desplazar la bilirrubina de su sitio de unión a la albúmina sérica y conducir a un posible riesgo de encefalopatía por bilirrubina en estos pacientes.

Neonatos y soluciones IV que contienen calcio: ROCEPHIN® I.M. está contraindicado en neonatos (≤ 28 días) que requieren (o se espera que requieran) tratamiento con soluciones I.V., que contengan calcio, incluyendo las infusiones continuas que contengan calcio como la nutrición parenteral, debido al riesgo de precipitación del conjugado ceftriaxona-calcio.

En un número pequeño de decesos se observó en la autopsia material cristalino en pulmones y riñones, en neonatos que recibieron ROCEPHIN® I.V., y líquidos que contienen calcio.

RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA: La ceftriaxona atraviesa la barrera placentaria. Todavía no se ha determinado la inocuidad de la ceftriaxona en las mujeres embarazadas. En los estudios reproductivos realizados en animales no se han apreciado datos de embriotoxicidad, feto toxicidad, teratogenicidad o reacciones adversas sobre la fertilidad (masculina o femenina) o el desarrollo peri- y posnatal. En los primates tampoco se ha observado embriotoxicidad o teratogenicidad.

La ceftriaxona se elimina en la leche materna en pequeñas concentraciones. Se aconseja extremar las precauciones, cuando ROCEPHIN® se administre a las madres lactantes.

REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS:

Estudios Clínicos: Las reacciones adversas reportadas más frecuentemente para la ceftriaxona son la eosinofilia, la leucopenia, la trombocitopenia, la diarrea, el salpullido y la elevación de las enzimas hepáticas.

Los datos para determinar la frecuencia de las ADR de la ceftriaxona se derivaron de estudios clínicos.

Se ha usado la siguiente convención para la clasificación de la frecuencia:

Muy común (≥ 1/10).

Común (≥ 1/100-< 1/10).

Poco común (≥ 1/1000-< 1/100).

Raro (≥ 1/10,000-< 1/1000).

Tabla 1. Lista Tabulada de Reacciones Adversas

Clase de Órganos del Sistema

Común

Poco común

Raro

Infecciones e infestaciones

Infección genital micótica

Colitis pseudomembranosa.

Trastornos sanguíneos y del sistema linfático

Eosinofilia Leucopenia Trombocitopenia

Granulocitopenia

Anemia

Coagulopatía

Trastornos del sistema nervioso

Cefalea

Mareo

Trastornos respiratorios, torácicos y del mediastino

Broncospasmo.

Trastornos gastrointestinales

Diarrea

Heces sueltas

Náusea

Vómito

Trastornos hepatobiliares

Enzimas hepáticas elevadas

Trastornos cutáneos y del tejido subcutáneo

Rash

Prurito

Urticaria.

Trastornos renales y urinarios

Hematuria

Glicosuria.

Trastornos generales y condiciones del sitio de administración

Flebitis

Dolor en el sitio de inyección

Pirexia

Edema

Escalofríos.

Investigaciones

Creatinina sérica elevada

Postcomercialización: Se han identificado las siguientes reacciones adversas durante el uso postcomercialización de Rocephin. Estas reacciones se reportan a partir de una población de tamaño incierto, por tanto, no siempre es posible estimar de manera confiable su frecuencia y/o establecer una relación causal con la exposición al fármaco.

Efectos secundarios sistémicos:

Molestias gastrointestinales: Pancreatitis, estomatitis y glositis.

Alteraciones hematológicas. Se han descrito casos aislados de agranulocitosis (< 500/mm3), la mayoría de ellos tras 10 días de tratamiento y la administración de dosis totales de 20 g o superiores.

Reacciones cutáneas, pustulosis exantemática aguda generalizada (AGEP) y casos aislados de reacciones adversas cutáneas severas (eritema multiforme, síndrome de Stevens-Johnson o síndrome de Lyell/necrólisis tóxica epidermal).

Trastornos del sistema nervioso: Convulsión.

Infecciones e Infestaciones: Superinfección.

Otros efectos secundarios raros: Precipitación sintomática de ceftriaxona en la vesícula biliar, kernicterus, oliguria y reacciones anafilácticas o anafilactoides.

Interacción con calcio: En dos estudios in vitro, uno utilizando plasma de adulto y otro de neonato obtenido de sangre del cordón umbilical, se realizaron dos evaluaciones de interacciones de ceftriaxona con calcio. Las concentraciones de ceftriaxona superiores a 1 mM (el exceso en la concentración se realiza in vivo después de la administración de 2 gramos de ceftriaxona en infusión durante 30 minutos) se utilizaron en combinación con concentraciones de calcio superior a 12 mM (48 mg/dL). La recuperación de ceftriaxona del plasma se redujo con las concentraciones de calcio de 6 mM (24 mg/dL) o más altas en el plasma de adulto o 4 mM (16 mg/dL) o más altas en el plasma de neonato.

Esto puede reflejar la precipitación de ceftriaxona-calcio. En un pequeño número de casos fatales, se ha observado material cristalino en pulmones y riñones durante la autopsia de neonatos que recibieron ROCEPHIN® I.M. y líquidos con calcio.

Se han reportado muy raros casos de precipitación de ceftriaxona en el tracto urinario, la mayoría en niños tratados con dosis altas (p.ej.: dosis diaria ≥ 80 mg/kg) o dosis total > 10 g, y que tienen otros factores de riesgo (p. ej.: deshidratación, confinamiento en cama, etc.). Este efecto secundario puede ser sintomático y puede provocar obstrucción de la uretra e insuficiencia renal aguda postrenal, pero generalmente es reversible tras la suspensión del tratamiento con ROCEPHIN® I.M.

Efectos secundarios locales:

Investigaciones: Falso positivo de la prueba de Coombs, falso positivo de la prueba de galactosemia, falso positivo de los métodos no enzimáticos para determinación de la glucosa.


PRECAUCIONES EN RELACIÓN CON EFECTOS DE CARCINOGÉNESIS, MUTAGÉNESIS, TERATOGÉNESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD: Estudios reproductivos en animales no han mostrado evidencia de embriotoxicidad, fototoxicidad, teratogenicidad o efectos adversos en fertilidad en machos o hembras, nacimiento o desarrollo perinatal y postnatal. En primates, no se ha observado embriotoxicidad o teratogenicidad.

INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GÉNERO: Hasta la fecha no se ha descrito empeoramiento de la función renal tras la administración simultánea de dosis elevadas de ROCEPHIN® I.M. y diuréticos potentes (p.ej.: furosemida). Hay evidencia contradictoria con respecto a un aumento potencial de la toxicidad renal de los aminoglucósidos cuando se usan con cefalosporinas. En tales casos debe haber un apego estrecho al monitoreo recomendado de los niveles de aminoglucósidos y la función renal en la práctica clínica. No se ha descrito ningún efecto parecido al del disulfiram con la ingestión de alcohol tras la administración de ROCEPHIN® I.M. La ceftriaxona carece de un grupo N-metiltiotetrazólico, que se ha asociado con una posible intolerancia al etanol y los problemas de sangrado de algunas cefalosporinas. Probenecid no altera la eliminación de ROCEPHIN® I.M.

En un estudio in vitro se han observado efectos antagónicos con la asociación de cloranfenicol y ceftriaxona.

El uso concomitante de ceftriaxona con antagonistas de la Vitamina K puede incrementar el riesgo de sangrado. Los parámetros de la coagulación deben monitorearse frecuentemente, y la dosis del anticoagulante debe ajustarse en consecuencia, ambos durante y después del tratamiento con la ceftriaxona (véase la sección de Reacciones secundarias y adversas).

ALTERACIONES EN LOS RESULTADOS DE PRUEBAS DE LABORATORIO:

Influencia en las pruebas de diagnóstico: En pacientes tratados con ROCEPHIN la prueba de Coombs puede volverse falsamente positiva. ROCEPHIN, como otros antibióticos, puede producir resultados falsos positivos para galactosemia.

Igualmente, los métodos no enzimáticos para la determinación de la glucosa en orina pueden dar resultados falsos positivos. Por este motivo, la determinación de la glucosa en orina durante la terapia con ROCEPHIN debe hacerse enzimáticamente.

La presencia de ceftriaxona puede estimarse al reducir falsamente los valores estimados de glucosa en sangre obtenidos con ciertos sistemas de monitoreo de la glucosa en sangre. Véanse las instrucciones de uso de cada sistema. Si es necesario deben usarse métodos de prueba alternativos.

PRECAUCIONES GENERALES:

Hipersensibilidad: Como con todos los agentes antibacteriales betalactámicos, se han reportado reacciones de hipersensibilidad serias y ocasionalmente fatales (véase la sección de Postcomercialización). En caso de reacciones de hipersensibilidad graves debe descontinuarse inmediatamente el tratamiento con ceftriaxona y deben iniciarse las medidas de emergencia adecuadas. Antes de iniciar el tratamiento debe establecerse si el paciente tiene o no antecedentes de reacciones de hipersensibilidad a la ceftriaxona, a otras cefalosporinas o a cualquier otro tipo de agentes betalactámicos. Debe tenerse precaución si la ceftriaxona se administra a pacientes con antecedentes de hipersensibilidad a otros agentes betalactámicos.

Anemia Hemolítica: Se ha observado anemia hemolítica inmune en pacientes que recibieron antimicrobianos del tipo de cefalosporinas que incluye ROCEPHIN® I.M. Los casos severos de anemia hemolítica, incluyendo decesos, se reportaron en adultos y niños en tratamiento. Si el paciente desarrolla anemia mientras está en tratamiento con ceftriaxona, se debe considerar el diagnóstico de anemia asociada a cefalosporinas y se debe descontinuar el uso de ceftriaxona hasta que se determine la etiología.

Diarrea asociada con Clostridium difficile (CDAD): Se han descrito casos de diarrea por colitis pseudomembranosa asociada a Colostridium difficile (DCCD), con casi todos los fármacos antibacterianos, incluido ROCEPHIN® I.M., y el rango de severidad es desde diarrea leve hasta colitis fatal. El tratamiento con agentes antimicrobianos altera la flora normal del colon lo que conduce a la sobrepoblación de C. difficile. Éste produce toxinas A y B, las cuales contribuyen al desarrollo de DCCD. La hiperproducción de toxina de las cepas de C. difficile causa aumento de la morbi-mortalidad, y estas infecciones son refractarias al tratamiento con antimicrobianos y pueden requerir de colectomía. Se debe considerar el diagnóstico de DCCD en todos los pacientes que presenten diarrea después del uso de antibióticos. Se debe realizar una historia clínica detallada, ya que DCCD se ha reportado inclusive hasta dos meses después de la administración de agentes antimicrobianos.

Si se sospecha o confirma DCCD, se debe descontinuar el tratamiento con antibióticos utilizados no específicos para C. difficile. Se debe instituir un manejo de líquidos y electrólitos, suplemento de proteínas, antibiótico contra C. difficile y evaluación quirúrgica, si está clínicamente indicado.

Superinfecciones: Pueden producirse superinfecciones por microorganismos resistentes, como en cualquier otro antibiótico.

Precipitados de calcio y ceftriaxona: Se han observado precipitados de calcio y ceftriaxona en la vesícula biliar con escaneo por ultrasonido en pacientes que reciben ceftriaxona, particularmente con dosis de 1 g al día y superiores. La probabilidad de tales precipitados parece ser mayor en los pacientes pediátricos. Los precipitados desaparecen después de la descontinuación de la terapia con ceftriaxona y raramente son sintomáticos. En casos sintomáticos se recomienda el manejo no quirúrgico conservador y la descontinuación del tratamiento con ceftriaxona debe ser considerada por el médico con base en una evaluación individual del beneficio-riesgo.

Además de algunos recién nacidos, en la información científica disponible, no hay reportes de precipitación intravascular en otros pacientes tratados con ceftriaxona y soluciones que contienen calcio o cualquier otro producto que contenga calcio. Sin embargo, la ceftriaxona no debe mezclarse o administrarse simultáneamente con soluciones que contienen calcio a ningún paciente, aunque sea por diferente línea de infusión.

Pancreatitis: En raras ocasiones se han descrito casos de pancreatitis, en pacientes tratados con ROCEPHIN® posiblemente debida a obstrucción biliar. La mayoría de ellos presentaban factores de riesgo de estasis biliar y “lodo” biliar, por ejemplo antecedente de tratamiento mayor, enfermedad grave y nutrición parenteral total. No cabe excluir la posibilidad de que ROCEPHIN® haya actuado de factor desencadenante o al menos de cofactor para precipitar enfermedad biliar.

Pediatría: En los recién nacidos, los lactantes y los niños, se han comprobado la inocuidad y la eficacia de ROCEPHIN® I.M. para las dosis descritas en el apartado de Dosis y vía de administración. Se ha demostrado en diversos estudios que la ceftriaxona, como el resto de las cefalosporinas, puede desplazar la bilirrubina de su unión a la albúmina sérica.

ROCEPHIN® I.M. no debe administrarse a recién nacidos (especialmente prematuros) con riesgo de encefalopatía bilirrubinémica.

Monitoreo Sanguíneo: En tratamientos prolongados es conveniente controlar el perfil sanguíneo de forma periódica.

Capacidad para conducir y usar máquinas: Durante el tratamiento con Rocephin® puede haber reacciones secundarias (p. ej., mareo), los cuales pueden influir en la capacidad para conducir y usar máquinas (véase la sección de Reacciones secundarias y adversas). Los pacientes deben tener precaución al conducir u operar maquinaria.

DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN:

Dosis estándar:

Adultos y niños mayores de 12 años: La dosis usual es 1-2 g de ROCEPHIN® I.M. una vez al día (cada 24 horas). En casos severos o en infecciones causadas por organismos moderadamente sensibles, la dosis puede aumentar a 4 g, una vez al día.

Duración de la terapia: La duración de la terapia varía de acuerdo con el curso de la enfermedad. Como en general es con la terapia con antibióticos, la administración de ROCEPHIN® I.M. se debe continuar mínimo por 48-72 horas después de que el paciente esté sin fiebre o que se haya obtenido evidencia de la erradicación bacterial.

Terapia combinada: Se ha demostrado sinergia entre ROCEPHIN® I.M. y los amino glucósidos con muchas Bacterias gram-negativas bajo condiciones experimentales. Si bien no siempre se puede predecir un aumento de la actividad con estas combinaciones, deben considerarse en infecciones severas, que pongan en peligro la vida por microorganismos como Pseudomonas aeruginosa. Debido a la incompatibilidad química entre ROCEPHIN® I.M. y amino glucósidos, ambos fármacos deben ser administrados separadamente a las dosis recomendadas.

También se ha observado incompatibilidad química con Rocephin con la administración IV de amsacrina, vancomicina y fluconazol.

Método de administración: Como regla general, las soluciones deben ser usadas inmediatamente después de la preparación.

Las soluciones reconstituidas mantienen su estabilidad física y química por 6 horas a temperatura ambiente (ó 24 horas en refrigeración de 2-8°C). El rango de color de las soluciones de amarillo claro a ámbar depende de la concentración y longitud de almacenamiento. La coloración de las soluciones no es significativa para la eficacia o tolerancia del fármaco.

Inyección intramuscular: Para inyección I.M. ROCEPHIN® I.M. de 500 mg se disuelve en 2 ml, y ROCEPHIN® I.M. de 1 g en 3.5 ml en una solución de clorhidrato de lidocaína al 1% e inyectarla en el cuerpo en un músculo relativamente grande. Se recomienda no inyectar más de 1 g en el mismo sitio.

La solución de lidocaína nunca debe ser administrada intravenosamente (véase la sección de Contraindicaciones).

Instrucciones para dosis especiales:

Pacientes con daño hepático: En pacientes con hígado dañado, no es necesario reducir la dosis, dando por hecho que la función renal no está dañada.

Pacientes con daño renal: En pacientes con función renal dañada, no es necesario reducir la dosis de ROCEPHIN® I.M., dando por hecho que la función hepática no está dañada. Solamente en casos de daño renal preterminal (depuración de creatinina < 10 ml/min) la dosis de ROCEPHIN® no debe exceder de 2 g por día.

La ceftriaxona no se elimina por diálisis peritoneal o hemodiálisis. En pacientes sometidos a diálisis no se requieren dosis complementarias adicionales después de la diálisis.

Pacientes con disfunción renal y hepática severas: En pacientes con disfunción renal y hepática severas, se aconseja monitorear clínicamente la seguridad y la eficacia.

Ancianos: La dosis recomendada en adultos no requiere ser modificada en pacientes de edad avanzada, siempre que no tengan disfunción renal y hepática severa.

Niños: Recién nacidos, lactantes y niños menores de 12 años.

Los siguientes esquemas de dosificación son recomendables para una administración de una vez al día:

Recién nacidos (hasta de 14 días): 20-50 mg/kg una vez al día. La dosis diaria no debe exceder de 50 mg/kg. ROCEPHIN está contraindicado en neonatos prematuros hasta una edad postmenstrual de 41 semanas (edad gestacional + edad cronológica) (Véase la sección de Contraindicaciones).

• Lactantes y niños (de 15 días a 12 años): 20-80 mg/kg una vez al día.

• Para niños con 50 kg o más, se debe administrar la dosis usual para adulto. Dosis intravenosas de ≥ 50 mg/kg, en lactantes y niños de hasta 12 años de edad, deben administrarse por infusión durante al menos 30 minutos. En neonatos, las dosis intravenosas deben administrarse durante 60 minutos para reducir el riesgo potencial de encefalopatía bilirrubínica.

Meningitis: En lactantes y niños con meningitis bacteriana, el tratamiento comienza con dosis de 100 mg/kg (máximo 4 g)una vez al día. Tan pronto como el organismo causante ha sido identificado y determinado su sensibilidad, por consiguiente la dosis puede reducirse.

La siguiente duración de tratamiento ha mostrado ser efectiva:

Neisseria meningitidis: 4 días.

Haemophilus influenzae: 6 días.

Streptococcus pneumoniae: 7 días.

Borreliosis de Lyme: En niños y adultos 50 mg/kg, máximo 2 g una vez al día durante 14 días.

Profilaxis peri operatoria: Una dosis simple de 1-2 g dependiendo del riesgo de la infección, 30-90 minutos antes de la cirugía.

En cirugía colorrectal, ha sido probada la efectividad de la administración de ROCEPHIN® con o sin 5-nitromidazol, p. ej., ornidazol (administración separada).

MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACIÓN O INGESTA ACCIDENTAL: En caso de sobre dosificación, la concentración del fármaco no puede reducirse por hemodiálisis ni diálisis peritoneal. No se dispone de antídoto específico. El tratamiento de la sobredosificación debe ser sintomático.

PRESENTACIONES:

Caja con 1 frasco ámpula con 500 mg y ampolleta con 5 mL de agua inyectable.

Caja con 1 frasco ámpula con 1 g y ampolleta con 10 mL de agua inyectable.

RECOMENDACIONES SOBRE ALMACENAMIENTO: Consérvese a temperatura ambiente a no más de 30°C.

La solución reconstituida se mantiene estable durante seis horas a temperatura ambiente o durante 24 horas a temperatura de 2 a 8°C.

Disposición de medicamento no utilizado o caduco.

Se debe minimizar el desecho de productos farmacéuticos en el medio ambiente. Los medicamentos no se deben tirar al drenaje, así como evitar tirarlos en la basura de la casa. Si están disponibles utilice los “sistemas de recolección” establecidos en su localidad.

LEYENDAS DE PROTECCIÓN:

Su venta requiere receta médica. No se deje al alcance de los niños. Literatura exclusiva para el médico.

Reporte las sospechas de reacción adversa al correo:

farmacovigilancia@cofepris.gob.mx

También reporte las sospechas de reacciones adversas a través del centro de información médica y la unidad de farmacovigilancia de Roche:

Tels.: [55] 52585225, 52585099, 018008218887

Fax: [55] 52585475

Correo: mexico.info@roche.com

Para información adicional sobre este medicamento comuníquese a nuestro Centro de Información Médica, Tel. (01) (55) 52585099 y 018008218887, ó mexico.info@roche.com

Titular de Registro:

F. Hoffmann-La Roche Ltd.

Grenzacherstrasse 124

4070 Basilea, Suiza

Representante legal:

PRODUCTOS ROCHE, S.A. de C.V.

Cerrada de Bezares No. 9

Col. Lomas de Bezares, C.P. 11910

Deleg. Miguel Hidalgo, Ciudad de México, México

Reg. Núm. 104M84, SSA IV

® Marca Registrada