Esta página emplea tanto cookies propias como de terceros para recopilar información estadística de su navegación por internet y mostrarle publicidad y/o información relacionada con sus gustos. Al navegar por este sitio web usted comprende que accede al empleo de estas cookies.

PLM-Logos
Bandera México
TIM ASF XR Tabletas
Marca

TIM ASF XR

Sustancias

QUETIAPINA

Forma Farmacéutica y Formulación

Tabletas

Presentación

1 Caja, 10 Tabletas, 50 Miligramos

1 Caja, 10 Tabletas, 200 Miligramos

1 Caja, 10 Tabletas, 300 Miligramos

1 Caja, 10 Tabletas, 400 Miligramos

1 Caja, 20 Tabletas, 400 Miligramos

1 Caja, 20 Tabletas, 300 Miligramos

1 Caja, 20 Tabletas, 200 Miligramos

1 Caja, 20 Tabletas, 50 Miligramos

1 Caja, 30 Tabletas, 50 Miligramos

1 Caja, 30 Tabletas, 200 Miligramos

1 Caja, 30 Tabletas, 300 Miligramos

1 Caja, 30 Tabletas, 400 Miligramos

FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN:

Cada TABLETA contiene:
Fumarato de Quetiapina equivalente a 50 mg, 200 mg, 300 mg, 400 mg de Quetiapina
Excipiente cbp 1 tableta

INDICACIONES TERAPÉUTICAS: Tratamiento de la esquizofrenia. Como monoterapia en el tratamiento de episodios de manía asociados con el desorden bipolar tipo I. Como adyuvante a estabilizadores del ánimo (litio o valproato de sodio) en el tratamiento de episodios agudos de manía asociados al desorden bipolar tipo I. Tratamiento de episodios depresivos asociados con el trastorno bipolar.

FARMACOCINÉTICA Y FARMACODINAMIA:

Farmacocinética:

La farmacocinética de dosis múltiples de Quetiapina es proporcional a la dosis dentro del rango de una dosis única y su acumulación es predecible en dosis múltiples. La eliminación de Quetiapina se realiza principalmente por metabolismo hepático con una vida media promedio de alrededor de 6 horas. Las concentraciones de la dosificación constante pueden ser alcanzadas en un plazo de dos días. Es de esperar que se alcancen concentraciones estables dentro de los dos días de dosificación. No es probable que quetiapina de liberación prolongada interfiera con el metabolismo de drogas metabolizadas por enzimas del citocromo P450.

Absorción: El fumarato de quetiapina alcanza las concentraciones plasmáticas máximas aproximadamente 6 horas después de la administración de quetiapina de liberación prolongada. Administrado una vez al día, en el estado de equilibrio, tiene una biodisponibilidad comparable a una dosis diaria total equivalente de quetiapina administrada en dosis divididas, dos veces al día. Se ha evidenciado que la comida rica en grasas produce aumentos estadísticamente significativos en la Cmáx y el ABC de quetiapina de liberación prolongada.

Distribución: TIM ASF XR® es ampliamente difundido en todo el organismo con un aparente volumen de distribución de 10 + 4 L/kg. Un 83% es combinado con proteínas plasmáticas en concentraciones terapéuticas. In vitro, Quetiapina no afecta la combinación de warfarina o diazepam con albúmina sérica humana. A su vez, ni la warfarina ni el diazepam alteran la combinación con Quetiapina.

Metabolismo y eliminación: Después de única dosis oral de Quetiapina, menos del 5% de la dosis administrada se excreta como droga inalterada, indicando que la Quetiapina es altamente metabolizada. El 73% y 20% de la dosis es recuperada en orina y heces, respectivamente.

Quetiapina es ampliamente metabolizada por el hígado. Las principales vías metabólicas son sulfoxidación al metabolito sulfóxido y oxidación con el metabolito del ácido original, siendo ambos metabolitos farmacológicamente inactivos. Los estudios in vitro revelaron que la isoenzima citocromo P450 3A 4 está comprometida en el metabolismo de la Quetiapina en su metabolito sulfóxido principal, pero inactivo.

Edad: La eliminación media de Quetiapina en el adulto mayor es de aproximadamente un 30% a un 50%, inferior que el observado en adultos de 18 a 65 años de edad.

Sexo: La farmacocinética de Quetiapina es lineal y no difiere entre varones y mujeres.

Insuficiencia renal: Los pacientes con insuficiencia renal severa presentaron un aclaramiento entre 10-30 ml/min/1,73 m2; de igual forma presentaron una excreción media inferior de un 25% que los sujetos normales con eliminación > 80 ml/min/1,73 m2. Pero debido a que las concentraciones de Quetiapina en plasma en los sujetos con insuficiencia renal estaban dentro del rango de concentraciones observadas en sujetos normales que recibieron la misma dosis. Por lo tanto, en estos sujetos el ajuste de dosis no es necesario.

Insuficiencia hepática: Los pacientes con insuficiencia hepática debido al amplio metabolismo hepático del medicamento pueden presentar niveles plasmáticos mayores por lo que puede ser necesario un ajuste de dosis, la cual se realizará acorde al criterio del médico.

Farmacodinamia:

Mecanismo de acción:
TIM ASF XR® es un agente antipsicótico atípico antagonista de múltiples receptores de neurotransmisores en el cerebro; serotonina 5HTIA y 5HT2 (CI50S = 1268 & 329 nM, respectivamente), histamina H1 (CI50 = 30 nM) y receptores adrenérgicos α 1 y α 2 (CI50S = 1268 & 329 nM, respectivamente). Quetiapina muestra afinidad por los receptores de la serotonina (5HT2) y dopamina D1 y D2 del cerebro. Se cree que esta combinación de antagonismo del receptor con una mayor selectividad para 5HT2 respecto a los receptores D2 contribuye a las propiedades antipsicóticas y a la baja incidencia de efectos secundarios extrapiramidales (ESEP). Quetiapina también posee una alta afinidad por los receptores α 1 adrenérgicos e histaminérgicos y una menor afinidad por los α 2 adrenérgicos, y sin afinidad apreciable por los receptores muscarínicos y colinérgicos o benzodiazepínicos. Quetiapina es activa en las pruebas de actividad antipsicótica, tales como evitación condicionada. También bloquea la acción de los agonistas de dopamina, determinada ya sea mediante el comportamiento o electrofisiológicamente, y eleva las concentraciones del metabolito de dopamina, un índice neuroquímico de bloqueo del receptor D2.

Si bien el mecanismo exacto de acción es desconocido, se ha propuesto que la actividad antipsicótica de esta droga es mediada a través de una combinación de antagonismo de dopamina (D2) y de serotonina (5-HT2). El antagonismo en los receptores distintos a la dopamina y 5-HT2 con similares afinidades receptoras puede explicar algunos de los demás efectos de la droga.

La somnolencia observada con esta droga puede ser debida al antagonismo de la quetiapina sobre los receptores H1 y el antagonismo de la quetiapina sobre los receptores adrenérgicos α 1 puede explicar la hipotensión ortostática.

Eficacia clínica: En tres ensayos clínicos controlados con placebo, en pacientes con esquizofrenia, que emplearon dosis variables de Quetiapina, no se produjeron diferencias entre los grupos tratados con Quetiapina o con placebo en cuanto a la incidencia de ESEP o uso concomitante de anticolinérgicos.

Un ensayo controlado con placebo que evaluó dosis fijas de Quetiapina en el rango de 75 a 750 mg/día no puso de manifiesto un aumento en los ESEP o en el empleo concomitante de anticolinérgicos.

En cuatro ensayos clínicos controlados con placebo que evaluaron dosis de Quetiapina de hasta 800 mg/día para el tratamiento de los episodios maníacos moderados a graves, dos de ellos en monoterapia y los otros dos como tratamiento en combinación con litio o valproato semisódico, no se produjeron diferencias en la incidencia de ESEP o uso concomitante de anticolinérgicos entre los grupos de tratamiento con Quetiapina y placebo.

La ausencia de inducción de ESEP se considera una característica de los antipsicóticos atípicos.

En estudios controlados con placebo en pacientes de la tercera edad con psicosis relacionada con demencia, la incidencia de acontecimientos adversos cerebrovasculares por cada 100 pacientes años no fue superior en pacientes tratados con Quetiapina que en pacientes tratados con placebo.

Quetiapina no produce elevaciones sostenidas de prolactina, lo que se considera una característica de los antipsicóticos atípicos.

En el tratamiento de los episodios maníacos moderados a graves, Quetiapina demostró una eficacia superior a placebo en la reducción de los síntomas maníacos a las 3 y 12 semanas en dos ensayos en monoterapia. Los datos de Quetiapina en combinación con valproato semisódico o litio en los episodios maníacos moderados a graves a las 3 y 6 semanas son limitados; sin embargo, el tratamiento en combinación fue bien tolerado. Los ensayos clínicos han demostrado que Quetiapina es efectivo cuando se administra dos veces al día, aunque Quetiapina posee una vida media farmacocinética de aproximadamente 7 horas; además, esto está avalado por los datos de un estudio de tomografía de emisión de positrones (PET), en el cual se identificó que, para Quetiapina, la ocupación del receptor 5HT2 y D2 se mantiene durante un periodo de hasta 12 horas.

No se han evaluado la seguridad y eficacia de dosis superiores a 800 mg/día. En ensayos clínicos ciegos no se ha verificado la eficacia a largo plazo de Quetiapina en la prevención de las recaídas. En ensayos abiertos, en pacientes con esquizofrenia, Quetiapina fue efectiva en el mantenimiento de la mejoría clínica durante la terapia de continuación en pacientes que mostraron una respuesta inicial al tratamiento, lo que sugiere una eficacia a largo plazo.

CONTRAINDICACIONES: TIM ASF XR® está contraindicado en pacientes con hipersensbilidad conocida a cualquier componente de este producto.

Embarazo y lactancia, pacientes menores a 18 años.

RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA:

La seguridad y eficacia de Quetiapina en mujeres embarazadas no ha sido aún establecida. TIM ASF XR® no debe administrarse durante el embarazo y la lactancia. Quetiapina solamente se utilizará durante el embarazo si los beneficios justifican los riesgos potenciales.

Se desconoce el grado en el que Quetiapina se excreta en la leche humana. En consecuencia, se deberá aconsejar a las mujeres que se encuentran en periodo de lactancia y requieren del fármaco que eviten dicha lactancia durante el tratamiento con Quetiapina.

REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS:

Las reacciones adversas más comúnmente observadas asociadas con el uso de quetiapina de liberación prolongada (incidencia de 5% o mayor) y observadas con quetiapina de liberación prolongada a una tasa al menos el doble de la del placebo fueron somnolencia (50%), boca seca (34%), mareos (10%), constipación (10%), aumento de peso (7%), disartria (5%) y congestión nasal (5%).

El aumento del peso, síncope, síndrome neuroléptico maligno, leucopenia, neutropenia y edema periférico se han asociado a quetiapina.

Tabla 1. Incidencia de reacciones adversas emergentes del tratamiento en estudios clínicos de 6 semanas para el tratamiento de la esquizofrenia.

Sistema orgánico/Término preferido

Quetiapina de liberación prolongada (n = 951)

Placebo

(n = 319)

Trastornos cardiacos

Taquicardia

3%

1%

Trastornos oculares

Visión borrosa

2%

1%

Trastornos gastrointestinales

Boca seca

12%

1%

Constipación

6%

5%

Dispepsia

5%

2%

Dolor de dientes

2%

0%

Trastornos generales y del sitio de administración

Fatiga

3%

2%

Irritabilidad

1%

0%

Pirexia

1%

0%

Investigaciones

Aumento de la frecuencia cardiaca

4%

1%

Trastornos metabólicos y nutricionales

Aumento del apetito

2%

0

Trastornos musculares y del tejido conectivo

Espasmos musculares

2%

1%

Trastornos del sistema nervioso

Somnolencia2

25%

10%

Mareos

10%

4%

Temblores

2%

1%

Acatisia

2%

1%

Síntomas extrapiramidales3

8%

5%

Trastornos psiquiátricos

Ansiedad

2%

1%

Esquizofrenia

2%

1%

Inquietud

2%

1%

Trastornos vasculares

Hipotensión

3%

1%

Hipotensión ortostática

7%

5%

La Tabla 1 enumera la incidencia, redondeada al porcentaje más cercano, de las reacciones adversas emergentes del tratamiento que ocurrieron durante el tratamiento agudo de la esquizofrenia (hasta 6 semanas) en 1% o más de los pacientes tratados con quetiapina de liberación prolongada (dosis que varían de 300 a 800 mg/día) cuando la incidencia en pacientes tratados con quetiapina de liberación prolongada fue mayor que la incidencia en pacientes tratados con placebo.

La Tabla 2 enumera la incidencia, redondeada al porcentaje más cercano, de las reacciones adversas que ocurrieron durante el tratamiento agudo de la depresión bipolar (hasta 8 semanas) en 1% o más de los pacientes tratados con quetiapina de liberación prolongada 300 mg/día en la cual la incidencia en los pacientes tratados con quetiapina de liberación prolongada fue mayor que la incidencia en pacientes tratados con placebo.

Tabla 2. Reacciones Adversas emergentes del Tratamiento en un Estudio Clínico con control de placebo de 8 semanas para el Tratamiento de la Depresión Bipolar.

Sistema corporal/término preferido

Quetiapina de liberación prolongada (n = 137)

Placebo

(n = 140)

Trastornos del oído y el laberinto

Otalgia

2%

1%

Trastornos gastrointestinales

Boca seca

37%

7%

Constipación

8%

6%

Dispepsia

7%

1%

Dolor de dientes

3%

0%

Distensión abdominal

1%

0%

Trastornos generales y del sitio de administración

Irritabilidad

4%

3%

Fatiga

6%

2%

Trastornos del sistema inmune

Alergia estacional

2%

1%

Infecciones e infestaciones

Gastroenteritis viral

4%

1%

Infección del tracto urinario

2%

0%

Sinusitis

2%

1%

Investigaciones

Aumento de la frecuencia cardica

2%

0%

Aumento de peso

7%

1%

Trastornos del metabolismo y de la nutrición

Disminución del apetito

2%

1%

Aumento de apetito

12%

6%

Trastornos musculoesqueléticos y del tejido conectivo

Artralgia

4%

1%

Dolor de espalda

3%

1%

Espsmo muscular

3%

1%

Mialgia

2%

1%

Dolor de cuello

2%

0%

Trastornos del sistema nervioso

Somnolencia2

52%

13%

Síntomas extrapiramidales3

4%

1%

Mareos

13%

11%

Parestesia

3%

2%

Trastorno de atención

2%

1%

Disartria

2%

0%

Acatisia

2%

0%

Hipersomnia

2%

0%

Deterioro mental

2%

0%

Migraña

2%

1%

Síndrome de piernas inquietas

2%

1%

Cefalea inusual

2%

1%

Trastornos psiquiátricos

Sueños anormales

3%

0%

Ansiedad

2%

1%

Estado confusional

2%

0%

Desorientación

2%

0%

Disminución de la libido

2%

1%

Trastornos renales y urinarios

Polaquiuria

2%

1%

Trastornos respiratorios, torácicos y mediastinales

Congestión nasal

2%

1%

Trastornos de la piel y el tejido subcutáneo

Hiperhidrosis

2%

1%

Trastornos vasculares

Hipotensión ortostática

2%

1%

Las reacciones adversas más comúnmente observadas asociadas con el uso de quetiapina de liberación prolongada (incidencia de 5% o mayor) y observadas con quetiapina de liberación prolongada a una tasa al menos el doble de la del placebo fueron somnolencia (150 mg: 37%, 300 mg: 43%), boca seca (150 mg: 27%, 300 mg: 40%), fatiga (150 mg: 14%, 300 mg: 11%) y constipación (150 mg solamente: 11%).

Síntomas Extrapiramidales (SEP):

Efecto de clase:
Los síntomas de distonía, contracciones anormales prolongadas de grupos musculares, pueden ocurrir en individuos susceptibles durante los primeros días de tratamiento. Los síntomas distónicos incluyen: espasmo de los músculos del cuello, que a veces avanza hacia la tensión de la garganta, dificultad para tragar, dificultad para respirar y/o protrusión de la lengua. Aunque estos síntomas pueden ocurrir con dosis bajas, ocurren más frecuentemente y con mayor severidad con las dosis mayores de los fármacos antipsicóticos de primera generación de alta potencia. En los hombres y grupos etarios más jóvenes se observa un aumento del riesgo de distonía aguda.

Signos vitales y estudios de laboratorio:

- Cambios en los signos vitales:

Quetiapina se asocia con hipotensión ortostática. También se han comunicado aumentos de la presión arterial con quetiapina en niños y adolescentes.

- Cambios de laboratorio:

En estudios clínicos con quetiapina controlados con placebo, se observaron disminuciones en el recuento de neutrófilos. Los pacientes con recuento bajo de glóbulos blancos preexistentes o antecedentes de leucopenia/neutropenia inducidas por el fármaco deben hacerse supervisiones del recuento de sangre completo con frecuencia durante los primeros meses de tratamiento y deben discontinuar Quetiazic XR ante el primer signo de un descenso en el recuento en glóbulos blancos en ausencia de otros factores causantes.

- Cambios en el ECG:

El 2,5% de los pacientes tratados con quetiapina de liberación prolongada y el 2,3% de los pacientes tratados con placebo tuvieron taquicardia (> 120 latidos por minuto) en algún momento durante los estudios clínicos. Quetiapina de liberación prolongada estuvo asociado con un aumento medio en la frecuencia cardiaca, que se evaluó por ECG, de 6,3 latidos por minuto en comparación con una disminución media de 0,5 latido por minuto para el placebo. Esto es consistente con las frecuencias de quetiapina. La incidencia de las reacciones adversas de taquicardia fue del 1,9% para quetiapina de liberación prolongada en comparación con el 0,5 % para el placebo. El uso de quetiapina de liberación prolongada se asoció con un aumento medio en la frecuencia cardiaca, que se evaluó por ECG, de 7 latidos por minuto en comparación con un aumento medio de 1 latido por minuto entre los pacientes tratados con placebo. La ligera tendencia a la taquicardia puede estar relacionada con el potencial que Quetiapina para inducir cambios ortostáticos.

Niveles tiroideos: El tratamiento con quetiapina estuvo asociado a pequeñas disminuciones asociadas a la dosis en los niveles de la hormona tiroidea, particularmente de T4 total y T4 libre. La reducción en T4 total y libre era máxima durante las primeras 2 a 4 semanas del tratamiento con quetiapina, sin reducción adicional durante el tratamiento a largo plazo. En casi todos los casos, el cese del tratamiento con quetiapina se asoció a una revocación de los efectos sobre el T4 total y libre, independientemente de la duración del tratamiento. Las reducciones menores en el T3 total y la reversión de T3 sólo se observaron a las dosis más altas.


PRECAUCIONES EN RELACIÓN CON EFECTOS DE CARCINOGÉNESIS, MUTAGÉNESIS, TERATOGÉNESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD:

Embarazo y Lactancia: Clasificado en categoría C de embarazo: la seguridad y la eficacia de quetiapina no se han evaluado durante el embarazo en seres humanos.

TIM ASF XR® sólo se debe utilizar durante el embarazo si los beneficios justifican los riesgos potenciales.

INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GÉNERO:

Interacciones con fármacos de acción central y alcohol:

Teniendo en cuenta los efectos principales de TIM ASF XR® sobre el sistema nervioso central, Quetiapina será empleado con precaución en combinación con otros fármacos de acción central y alcohol.

Fármacos responsables de la prolongación del intervalo QT e inhibidores metabólicos: Debe actuarse con precaución en caso de prescribir Quetiapina junto con fármacos que provoquen prolongación del intervalo QT, fármacos causantes de desequilibrios electrolíticos y aquellos fármacos conocidos por ser inhibidores metabólicos (citocromo P450).

El CYP P450 3A4 es la principal enzima responsable del metabolismo de Quetiapina. En un estudio de interacción con voluntarios sanos, la administración concomitante de Quetiapina (dosis de 25 mg) con ketoconazol, un inhibidor de CYP3A4, produjo un aumento de 5 a 8 veces en el ABC de Quetiapina. Por esto, está contraindicado el uso concomitante de Quetiapina con inhibidores de CYP3A4, tales como antimicóticos azoles, antibióticos macrólidos e inhibidores de proteasas, las concentraciones plasmáticas de quetiapina pueden ser significativamente más altas, se deberán utilizar dosis más bajas. Debiendo tener especial consideración en pacientes ancianos y debilitados.

Se deberá considerar la tasa de riesgo/beneficio en una base individual en todos los pacientes.

Inductores de enzimas hepáticos: En un estudio de dosis múltiple en pacientes para evaluar la farmacocinética de Quetiapina administrada antes y durante el tratamiento con carbamazepina, la administración conjunta de carbamazepina incrementó significativamente el aclaramiento de Quetiapina. Este incremento en el aclaramiento redujo, por término medio, la exposición sistémica a Quetiapina (determinada mediante el ABC) hasta un 13% en comparación a la exposición durante la administración de Quetiapina sola, aunque en algunos pacientes se observó un efecto mayor. Como consecuencia de esta interacción, se pueden producir concentraciones plasmáticas menores, lo que puede afectar a la eficacia del tratamiento con Quetiapina.

La administración conjunta de Quetiapina y fenitoína provocó un incremento muy elevado del aclaramiento de Quetiapina de aproximadamente el 450%. En pacientes que están siendo tratados con un inductor de enzimas hepáticos, el tratamiento con Quetiapina se deberá iniciar solamente si el médico considera que los beneficios de Quetiapina superan los riesgos de retirar el inductor de enzimas hepáticos. Es importante que todo cambio en el inductor sea gradual y, si se requiere, sea reemplazado por un no inductor (por ejemplo, valproato de sodio).

El uso concomitante de quetiapina con inductores de las enzimas hepáticas tales como carbamazepina puede disminuir substancialmente la exposición sistémica a quetiapina. Es posible que se deban considerar dosis más altas, si se utiliza quetiapina concomitantemente con un inductor de las enzimas hepáticas.

Antidepresivos: La farmacocinética de Quetiapina no se alteró significativamente por la administración conjunta de los antidepresivos imipramina o fluoxetina.

Antipsicóticos: La farmacocinética de Quetiapina no se alteró significativamente por la administración conjunta de los antipsicóticos risperidona o haloperidol. El uso concomitante de Quetiapina y tioridazina provocó un aumento en el aclaramiento de Quetiapina de aproximadamente el 70%.

Cimetidina: La farmacocinética de Quetiapina no se alteró tras la administración con cimetidina.

Litio: La farmacocinética de litio no se alteró con la administración de Quetiapina.

Valproato: La farmacocinética de valproato de sodio y de Quetiapina no se alteró de forma clínicamente relevante cuando se administraron simultáneamente.

Fármacos cardiovasculares: No se han realizado estudios formales de interacción con fármacos cardiovasculares habitualmente utilizados.

ALTERACIONES EN LOS RESULTADOS DE PRUEBAS DE LABORATORIO: El tratamiento con Quetiapina produjo ligeras disminuciones de las enzimas hepáticas (GPT) y (GOT); de igual manera en la fórmula leucocitaria (leucopenia, neutropenia) y en algunas pruebas de la función tiroidea.

Durante el tratamiento con Quetiapina se han observado ligeros aumentos del colesterol y triglicéridos; al igual que de la gamma glutamil transpeptidasa.

PRECAUCIONES GENERALES:

Suicidio/pensamientos suicidas o empeoramiento clínico: Este medicamento no debe administrarse a menores de 18 años. Se ha visto que el uso de antidepresivos en niños y adolescentes aumenta el riesgo de pensamientos y conductas suicidas. La depresión está asociada a un aumento del riesgo de pensamientos suicidas, auto-dañarse y suicidio (eventos relacionados a suicidio). El riesgo persiste hasta que ocurra una remisión significativa. Como una mejora puede no ocurrir durante las primeras semanas o más de tratamiento, los pacientes deben ser monitoreados de cerca hasta que tal mejora suceda. Es la experiencia clínica general que el riesgo de suicidio puede aumentar en las etapas iniciales de la recuperación. Otra condición psiquiátrica para la cual quetiapina está descrita puede además estar asociada con un aumento del riesgo de eventos relacionados a suicidio. Además, estas condiciones pueden ser co-mórbidas con el desorden depresivo mayor. Las mismas precauciones observadas cuando se tratan pacientes de desorden depresivo mayor deben, por lo tanto, ser observadas cuando se tratan pacientes con otros desórdenes psiquiátricos. Previo al inicio del tratamiento, se debe investigar a los pacientes respecto de historia de eventos relacionados a suicidio, o aquellos que exhiben un grado significativo de ideación suicida, son conocidos de estar con alto riesgo de pensamientos suicidas o intentos suicidas, y estos pacientes deben recibir un monitoreo cuidadoso durante el tratamiento.

Neutropenia: Neutropenia severa (< 0.5 X 109/L) ha sido raramente reportada en estudios clínicos con quetiapina. La mayoría de los casos de neutropenia severa han ocurrido durante los 2 primeros meses de iniciada la terapia con quetiapina. No hubo relación aparente con la dosis. Los factores de riesgo para neutropenia incluyen conteo pre-existente bajo de células blancas (WBC) e historia de neutropenia inducida por droga. La quetiapina debe ser discontinuada en pacientes con conteo de neutrófilos < 1.0 X 109/L. Estos pacientes deben ser observados por signos y síntomas de infección y hacer seguimiento de conteo de neutrófilos (hasta que excedan 1.5 X 109/L).

Aumento en glucosa sanguínea e hiperglicemia: Se ha reportado hiperglicemia, en algunos casos asociados a cetoacidosis, coma hiperosmolar o muerte, en pacientes que consumen antipsicóticos atípicos. No se conoce completamente la relación entre los antipsicóticos atípicos y la hiperglicemia, como tampoco el riesgo asociado. Los pacientes diabéticos que comiencen un tratamiento con antipsicóticos atípicos deberán ser estrechamente controlados. Aquellos factores de riesgo de desarrollar diabetes mellitus (obesos o historia familiar de diabetes) deberán ser sometidos a un test de tolerancia a la glucosa al comenzar y periódicamente durante el tratamiento con antipsicóticos atípicos. En ciertos casos la hiperglicemia desaparece luego de la discontinuación del fármaco.

Lípidos: Elevaciones de triglicéridos y colesterol, y disminuciones de HDL han sido observadas en estudios clínicos con quetiapina. Las elevaciones de lípidos deben ser manejadas clínicamente.

Aumento de peso: Se observó un aumento de peso en los pacientes que participaron en ensayos clínicos realizados con quetiapina de liberación prolongada. Por este motivo, los pacientes que se encuentren bajo tratamiento con quetiapina deben recibir un control regular de su peso.

Cardiovascular: TIM ASF XR® será empleado con precaución en pacientes con enfermedad cardiovascular conocida, enfermedad cerebro vascular u otras condiciones que predispongan a hipotensión. Quetiapina puede inducir hipotensión ortostática, especialmente durante el periodo inicial de titulación de la dosis, lo que es más frecuente en pacientes ancianos que en pacientes jóvenes. Si esto ocurre, se debe considerar una disminución de la dosis o una titulación más gradual.

Prolongación del intervalo QT: Quetiapina debe ser empleado con precaución en pacientes con historial familiar de prolongación del intervalo QT.

Al igual que con otros antipsicóticos, debe actuarse con precaución en caso de prescribir Quetiapina junto con otros fármacos que pueden incrementar el intervalo QT, especialmente en el caso de ancianos, pacientes con síndrome de QT largo congénito, insuficiencia cardiaca congestiva, hipertrofia cardiaca, hipocalemia e hipomagnesemia.

Adultos mayores con psicosis relacionada con demencia: No está aprobado para el tratamiento de pacientes con psicosis relacionada con la demencia.

Convulsiones: Como con otros antipsicóticos, se recomienda precaución cuando se traten pacientes con un historial convulsivo.

Síntomas extrapiramidales: En ensayos clínicos controlados, la incidencia de síntomas extrapiramidales no fue diferente de la de placebo dentro del rango de dosis terapéutico recomendado.

Discinesia tardía: Si aparecen signos y síntomas de discinesia tardía, se deberá considerar la reducción de la dosis o la interrupción del tratamiento con Quetiapina.

Síndrome neuroléptico maligno: El síndrome neuroléptico maligno se ha asociado al tratamiento con antipsicóticos, incluyendo Quetiapina. Las manifestaciones clínicas incluyen hipertermia, estado mental alterado, rigidez muscular, inestabilidad autonómica y aumento de creatininfosfoquinasa. En tal caso, se interrumpirá la terapia con Quetiapina y se administrará el tratamiento médico apropiado.

Discontinuación: Se han descrito síntomas agudos de discontinuación tales como náusea, vómitos e insomnio después del cese abrupto de drogas antipsicóticas incluyendo quetiapina. Se aconseja una discontinuación gradual del medicamento en un periodo de al menos 1 o 2 semanas.

Efecto sobre la capacidad de conducir u operar maquinaria: La acción de Quetiapina sobre el SNC puede alterar el estado de alerta, por lo que los pacientes deben ser advertidos para no conducir vehículos ni operar maquinaria hasta determinar el grado de sensibilidad al fármaco y la afectación al estado de alerta.

DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN:

TIM ASF XR® debe ingerirse sin alimentos o con una comida ligera, deglutirse entera y no deben partirse, masticarse o triturarse.

Trastorno Bipolar:

Episodios depresivos:


Dosis habitual para el tratamiento agudo:

TIM ASF XR® debe administrarse una vez al día por la noche hasta alcanzar 300 mg/día el día 4.

Esquema de dosificación recomendado:

Día

Día 1

Día 2

Día 3

Día 4

TIM ASF XR®

50 mg

100 mg

200 mg

300 mg

Manía bipolar:

Dosis habitual para la monoterapia aguda o tratamiento adyuvante con litio o valproato:


TIM ASF XR® debe administrarse una vez al día por la noche comenzando con 300 mg el día 1 y 600 mg el día 2. TIM ASF XR® puede ajustarse entre 400 mg y 800 mg a partir del día 3, dependiendo de la respuesta y tolerancia del paciente.

Esquema de dosificación recomendado:

Día

Día 1

Día 2

Día 3

TIM ASF XR®

300 mg

600 mg

400 a 800 mg

Tratamiento de mantenimiento para la prevención de recurrencias en el trastorno bipolar tipo I: Si bien no existe una evidencia disponible para especificar cuanto tiempo debe permanecer un paciente tratado con TIM ASF XR®, se demostró el mantenimiento de la eficacia en el tratamiento del trastorno bipolar I con Quetiapina (administrada 2 veces al día, con un total de 400 a 800 mg por día) como tratamiento adyuvante a litio o valproato. Por lo general, en la fase de mantenimiento, los pacientes continuaron con la misma dosis a la cual se los estabilizó durante la fase de estabilización, tomada a la hora de acostarse.

Se debe evaluar periódicamente a los pacientes para determinar la necesidad del tratamiento de mantenimiento y la dosis adecuada para el tratamiento.

Esquizofrenia:

Dosis habitual para el tratamiento agudo:
Una vez al día preferentemente por la noche. La dosis inicial recomendada es de 300 mg/día. Las dosis deben ser tituladas dentro de un rango de dosis de 400-800 mg/día dependiendo de la respuesta y la tolerancia de cada paciente.

Los aumentos de la dosis pueden realizarse con intervalos tan cortos como de 1 día y en aumentos de hasta 300 mg/día. La seguridad de dosis superiores a 800 mg/día no se ha evaluado en los estudios clínicos.

Tratamiento de mantenimiento: No se dispone de un conjunto de evidencias para abordar específicamente durante cuanto tiempo debe permanecer un paciente tratado con Quetiapina. En un estudio de esquizofrenia a largo plazo en pacientes estabilizados tratados con quetiapina de liberación prolongada ha mostrado que este fármaco es efectivo en demorar el tiempo hasta la recaída en dichos pacientes, con dosis de 400 a 800 mg/día durante 16 semanas. Se debe reevaluar periódicamente a los pacientes para determinar la necesidad del tratamiento de mantenimiento y la dosis adecuada.

Trastorno depresivo mayor, tratamiento coadyuvante con antidepresivos: Quetiapina demostró ser eficaz como tratamiento coadyuvante a la terapia con antidepresivos en un rango de dosis de 150 hasta 300 mg/día. Con estas dosis hubo aumentos de las reacciones adversas dependientes de las mismas. No se estudiaron dosis mayores a 300 mg/día.

La dosis de Quetiapina se debe comenzar con 50 mg una vez al día, por la noche. En el día 3, la dosis puede aumentarse a 150 mg una vez al día, por la noche.

Dosificación en poblaciones especiales: Debe considerarse una menor velocidad de titulación de la dosis y una dosis objetivo menor en pacientes geriátricos y en pacientes que estén debilitados o que tengan predisposición a reacciones hipotensivas.

Uso geriátrico: Cuando esté indicada la titulación de la dosis debe realizarse con precaución en estos pacientes.

Los pacientes geriátricos deben comenzar el tratamiento con 50 mg al día de quetiapina y la dosis puede aumentarse con incrementos de 50mg/día, dependiendo de la respuesta y de la tolerancia de cada paciente.

Deterioro hepático: Los pacientes con deterioro hepático deben comenzar con 50 mg/día de Quetiapina. La dosis puede incrementarse diariamente, con incrementos de 50 mg/día hasta alcanzar la dosis efectiva, dependiendo de la respuesta clínica y la tolerancia del paciente.

Administración concomitante de otras drogas: La eliminación de quetiapina aumentó en presencia de fenitoína. Pueden requerirse mayores dosis de mantenimiento de quetiapina cuando se coadministra con fenitoína y otros inductores enzimáticos tales como carbamazepina y fenobarbital.

Reinicio del tratamiento en pacientes previamente discontinuados: Si bien no existen datos para el reinicio del tratamiento, se recomienda que al reiniciar nuevamente el tratamiento de pacientes que no han tomado Quetiapina por más de una semana, se siga el esquema de dosificación inicial. Cuando se reinicia el tratamiento en pacientes que no han tomado Quetiapina por menos de una semana puede no requerirse un aumento gradual de la dosis pudiendo reiniciarse la dosis de mantenimiento.

Pacientes que pasan de tabletas de liberación inmediata a quetiapina de liberación prolongada: Los pacientes que actualmente estén siendo tratados con Quetiapina (formulación de liberación inmediata) pueden pasarse a Quetiapina de liberación prolongada con una dosis diaria total equivalente, ingerida una vez al día. Pueden ser necesarios ajustes individuales de la dosis.

Pacientes que pasan de otro antipsicótico a quetiapina de liberación prolongada: No se han recolectado datos de manera sistemática para especificar la forma de pasar a un paciente de otros antipsicóticos a Quetiapina, ni lo referido a la administración concomitante de otros antipsicóticos. Si bien la discontinuación inmediata del tratamiento antipsicótico previo puede ser aceptable para algunos pacientes con esquizofrenia, discontinuarlo más gradualmente puede ser lo más apropiado para otros.

En todos los casos deberá minimizarse el periodo de administración superpuesta de antipsicóticos. Cuando se pase a un paciente de antipsicóticos de depósito, si fuera apropiado desde el punto de vista médico, iniciar el tratamiento con Quetiapina en lugar de la próxima inyección programada. Se deberá revaluar periódicamente la necesidad de continuar con la medicación que se administre para el síndrome extrapiramidal.

MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACIÓN O INGESTA ACCIDENTAL:

Experiencia en seres humanos: Se ha informado sobrevida con sobredosis agudas de hasta 30 gramos de Quetiapina. La mayoría de los pacientes que tuvieron una sobredosis no experimentaron eventos adversos o se recuperaron completamente de los eventos informados. Se ha informado muerte, luego de una sobredosis de 13,6 gramos de Quetiapina sola. En general, los signos y síntomas informados fueron aquellos que resultaron de una exageración de los efectos farmacológicos conocidos del fármaco, somnolencia y sedación, taquicardia e hipotensión. Los pacientes con enfermedad cardiovascular severa pre-existente pueden tener un mayor riesgo de efectos por sobredosis. Un caso, que consistió en una sobredosis calculada de 9600 mg, se asoció con hipocaliemía y bloqueo cardiaco de primer grado.

No existe un antídoto específico a quetiapina. En casos de una intoxicación severa, se deberá considerar la posibilidad de implicación de múltiples fármacos y se recomienda el uso de procedimientos de cuidado intensivo, con apoyo de medidas de soporte vital.

Debe mantenerse estrecho control médico hasta que el paciente se recupere.

PRESENTACIONES:

Caja con 10, 20 o 30 Tabletas de 50 mg.

Caja con 10, 20 o 30 Tabletas de 200 mg.

Caja con 10, 20 o 30 Tabletas de 300 mg.

Caja con 10, 20 o 30 Tabletas de 400 mg.

RECOMENDACIONES SOBRE ALMACENAMIENTO: Consérvese a no más de 25°C.

Consérvese la caja bien cerrada.

LEYENDAS DE PROTECCIÓN:

Dosis: La que el médico señale. Vía de Administración: Oral. Su venta requiere receta médica. Léase instructivo anexo. No se deje al alcance de los niños. No se use en menores de 18 años de edad. Este medicamento puede producir somnolencia y afectar el estado de alerta, por lo que no deberá conducir vehículos automotores ni maquinaria pesada durante su uso. No se use durante el embarazo y lactancia.

Reporte las sospechas de reacción adversa al correo: farmacovigilancia@cofepris.gob.mx

Hecho en Argentina por:

Monte Verde, S.A.

Ruta Nacional No. 40 s/n, Esquina calle 8,

Departamento de Pocito, Provincia de San Juan,

República Argentina.

Distribuido en México por:

ASOFARMA DE MÉXICO, S.A. de C.V.

Calz. México Xochimilco No. 43,

Col. San Lorenzo Huipulco,

C.P. 14370, Alcaldía Tlalpan, Ciudad de México, México.

Reg. Núm. 230M2017, SSA IV

IPP No. 163300404D0013/AGO17