Esta página emplea tanto cookies propias como de terceros para recopilar información estadística de su navegación por internet y mostrarle publicidad y/o información relacionada con sus gustos. Al navegar por este sitio web usted comprende que accede al empleo de estas cookies.

PLM-Logos
Bandera México
Marca

ZOFADEN

Sustancias

ZOLEDRÓNICO, ÁCIDO

Forma Famacéutica y Formulación

Solución

Presentación

1 Caja , 1 Frasco ámpula con liofilizado y ampolleta de diluyente , 5 ml

FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN:

Ácido zoledrónico monohidratado equivalente a 4 mg
de ácido zoledrónico

Excipiente, c.b.p.

INDICACIONES TERAPÉUTICAS:

• Prevención de la pérdida de masa ósea inducida por el tratamiento hormonal en pacientes con cáncer de próstata o cáncer de mama.

• Prevención de complicaciones óseas (fracturas patológicas, compresión medular, irradiación o cirugía del hueso o de la hipercalcemia inducida por tumor) en pacientes con neoplasias malignas avanzadas que afectan al hueso.

• Tratamiento de la hipercalcemia de neoplasia maligna (HNM).

FARMACOCINÉTICA Y FARMACODINAMIA:

Propiedades farmacocinéticas:

Distribución: Después de la infusión intravenosa de ácido zoledrónico, éste se elimina mediante un proceso trifásico que muestra un descenso rápido de la concentración al final de la infusión a un valor < 1% de la Cmáx. a las 24 horas posteriores a la infusión con un t½a de 0.24 horas y t½ß de 1.87 horas para las primeras etapas de la disponibilidad del fármaco. El ácido zoledrónico tiene una fase de eliminación prolongada, con bajas concentraciones en plasma entre los días 2 y 28 posteriores a la administración del medicamento, con una semivida de eliminación terminal de t½g de 146 horas.

En estudios in vitro el ácido zoledrónico ha mostrado una baja afinidad por los componentes celulares de la sangre, encontrándose que el ácido zoledrónico tiene una afinidad a las proteínas plasmáticas en un rango de 28 a 53%.

Metabolismo: El ácido zoledrónico inhibe las enzimas del citocromo P-450 in vivo y no sufre tampoco biotransformación in vivo. En estudios con animales, < 3% de la dosis administrada por vía I.V. fue encontrada en la heces, con el balance de lo recuperado en la orina y lo encontrado en el hueso indica que el fármaco es eliminado sin cambios por vía renal. Después de una dosis intravenosa de ácido zoledrónico marcado con C14 en pacientes con cáncer y metástasis ósea, sólo se recupero una especie radiactiva en la orina, lo que sugiere que el ácido zoledrónico no es metabolizado.

Excreción: En pacientes con cáncer y metástasis ósea, un promedio del 39 ± 16% del ácido zoledrónico administrado fue recuperado en la orina 24 horas después de la administración. El ácido zoledrónico excretado en la orina es independiente de la dosis. El ácido zoledrónico que no se recupera en la orina después de 0-24 horas permanece unido al hueso y es lentamente liberado de vuelta al sistema circulatorio. En un lapso de 0-24 horas la depuración renal del ácido zoledrónico fue de 3.7 ± 2.0 L/h.

La depuración del ácido zoledrónico es independiente de la dosis, pero depende de la depuración de la creatinina. En un estudio en pacientes con cáncer y metástasis ósea, aumentando el tiempo de infusión de una dosis de 4 mg de ácido zoledrónico de 5 a 15 minutos, se encontró una disminución de 34% de la concentración del ácido zoledrónico al final de la infusión y un aumento de 10% en el área bajo la curva de las concentraciones plasmáticas en función del tiempo (ABC). La diferencia en el ABC no tiene una significancia estadística.

Población especial: No hay datos farmacocinéticos en pacientes con hipercalcemia.

Pediatría: No hay datos farmacocinéticos en pacientes pediátricos, por lo tanto no debe ser recomendado.

La farmacocinética del ácido zoledrónico no fue afectada por la edad en pacientes con cáncer y metástasis óseas o cuyo rango de edad está entre los 40 y 85 años.

Raza: La farmacocinética del ácido zoledrónico no es afectada por la raza en pacientes con cáncer o metástasis óseas.

Insuficiencia hepática: No hay estudios clínicos sobre la farmacocinética del ácido zoledrónico en pacientes con insuficiencia hepática.

Insuficiencia renal: No hay datos farmacocinéticos del ácido zoledrónico en pacientes con insuficiencia renal severa. En estudios con pacientes con cáncer y metástasis óseas quienes tenían una función renal de normal a moderada y una depuración de creatinina de 81 ± 30 ml/min (4.9 ± 1.8 L/h), la depuración renal del ácido zoledrónico fue encontrada estrechamente relacionada con la depuración de creatinina. En promedio, la depuración del ácido zoledrónico en estos pacientes fue de 82 ± 35% de la depuración de creatinina.

Mecanismo de acción: La principal acción farmacológica es la inhibición de la resorción ósea. Aunque el mecanismo de acción todavía no se conoce, se cree que hay varios factores que contribuyen a su acción. In vitro el ácido zoledrónico inhibe la actividad osteoclástica e induce la apoptosis del osteclasto. El ácido zoledrónico bloquea la resorción osteoclástica del hueso y el cartílago a través de su unión al hueso. También inhibe el aumento en la actividad osteoclástica y la liberación del calcio óseo inducido por diversos factores estimulantes que son liberados por procesos neoplásicos.

Farmacodinamia: Estudios clínicos realizados en pacientes con hipercalcemia maligna muestran que una dosis única de ácido zoledrónico se asocia a la disminución del calcio y fósforo en suero y un incremento en la excreción urinaria de calcio y fósforo.

La hiperactividad osteoclástica resultado de la excesiva resorción ósea, es una fisiopatología implícita en la hipercalcemia maligna y en enfermedades metastásicas óseas. La liberación excesiva de calcio reabsorbido hacia la sangre y el hueso, da lugar a trastornos gastrointestinales y poliuria con una deshidratación progresiva y una disminución de la filtración glomerular. Esto a su vez, resulta en una mayor resorción renal del calcio, estableciendo un ciclo de hipercalcemia sistémica. Reducir la resorción ósea y una adecuada hidratación son esenciales en el tratamiento de la hipercalcemia maligna.

Los pacientes con hipercalcemia maligna (HCM) pueden dividirse en dos grupos de acuerdo a los mecanismos fisiopatológicos involucrados: Hipercalcemia humoral e hipercalcemia ocasionada por invasión tumoral del hueso. En la hipercalcemia humoral, se activan los osteoclastos y la resorción ósea es estimulada por factores como la proteína relacionada con la hormona paratiroidea, los cuales son elaborados por el tumor y circulan sistémicamente. La hipercalcemia humoral usualmente ocurre en células escamosas del pulmón, cabeza y cuello o en tumores genitourinarios, como el carcinoma de células renales o el cáncer de ovario. En este tipo de pacientes puede no presentarse metástasis ósea, o bien, ser mínima.

La invasión del hueso por células tumorales puede derivar en una hipercalcemia, resultado de la neoplasia que estimula la resorción ósea mediada por osteoclastos.

Los tumores comúnmente asociados a la hipercalcemia incluyen el cáncer de mama y el mieloma múltiple.

Los niveles séricos de calcio en pacientes con hipercalcemia maligna pueden no mostrar la severidad del padecimiento, debido a que comúnmente se presenta hipoalbuminemia concomitante. Idealmente, los niveles de calcio deben ser usados para el diagnostico y seguimiento de la hipercalcemia; sin embargo, en muchas situaciones clínicas este valor no se encuentra rápidamente disponible. Por lo tanto, el ajuste del valor sérico total de calcio por diferencia en los niveles de albúmina es usado a menudo en lugar de la medición de calcio; varios nomogramas están en uso para este tipo de cálculo.

CONTRAINDICACIONES: Está contraindicado en pacientes con hipersensibilidad al ácido zoledrónico u otros bifosfonatos o a algunos de los excipientes de la formulación.

RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA: El ácido zoledrónico no debe usarse durante el embarazo. El ácido zoledrónico puede causar daño fetal cuando se administra a mujeres embarazadas. En estudios de reproducción animal con ratas preñadas, se les administró por vía subcutánea dosis equivalentes a 2.4 o 4.8 veces la exposición en personas (una dosis de 4 mg IV con base en una comparación del ABC) dando lugar a pérdidas en la preimplantación y posimplantación fetal, disminución de fetos viables y malformaciones externas, esqueléticas y viscerales. Si este medicamento es usado durante el embarazo, o la paciente quedase embarazada mientras se encuentre en tratamiento con el medicamento, debe ser informada del riesgo potencial para el feto.

REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS: Después de la administración intravenosa del ácido zoledrónico, las reacciones adversas más comunes son similares a un estado gripal: fiebre, escalofríos, dolor óseo y muscular, en la mayoría de los casos no requieren tratamiento específico y desaparecen después de algunas horas o días. Ocasionalmente se presentan reacciones gastrointestinales como náuseas y vómito.

Son muy poco frecuentes las reacciones en el lugar de la infusión tal como enrojecimiento o tumefacción.

En la mayoría de los casos no se requiere de tratamiento específico y desaparece a las 24 o 48 horas. Casos aislados de rash, dolor torácico, se han reportado luego de la administración con ácido zoledrónico, también como con otros bifosfonatos se observaron casos de conjuntivitis e hipomagnesemia.

Con frecuencia, la reducción de la eliminación renal de calcio se acompaña con un descenso de las concentraciones séricas de fosfato, el cual no requiere tratamiento. El calcio sérico puede descender hasta concentraciones de hipocalcemia que son asintomáticas.

Aumentos de creatinina de grado 3 (criterios comunes de toxicidad) se observaron en 2.3, 3.1 y 3.0% de los pacientes que habían recibido 4 y 8 mg ácido zoledrónico y 90 mg de pamidronato disódico respectivamente, tal como se esperaba en este estadio de la enfermedad y con este tipo de compuestos. Fueron reportados algunos informes de daño de la función renal, sin embargo no pudo establecerse una relación causal.

Las reacciones adversas se han listado por orden de frecuencia, primero las más frecuentes y luego las menos frecuentes:

Trastornos de los sistemas circulatorio y linfático:

Frecuente: anemia.

Poco frecuentes: trombocitopenia, leucopenia.

Rara: pancitopenia.

Trastornos del sistema nervioso:

Frecuente: cefalea.

Poco frecuentes: mareo, parestesia, disgeusia, hipoestesia, hiperestesia, temblor.

Trastornos psiquiátricos:

Poco frecuentes: ansiedad, insomnio.

Rara: confusión.

Trastornos oculares:

Frecuente: conjuntivitis.

Poco frecuentes: vista borrosa.

Muy rara: uveítis, episcleritis.

Trastornos gastrointestinales:

Frecuente: náuseas, vómito, anorexia.

Poco frecuentes: diarrea, estreñimiento, dolor abdominal, dispepsia, estomatitis, boca seca.

Trastornos respiratorios, torácicos y mediastínicos:

Poco frecuentes: disnea, tos.

Trastornos cutáneos y subcutáneos:

Infrecuente: prurito, exantema (incluido el exantema eritematoso y el maculoso), aumento de la transpiración.

Trastornos musculosqueléticos, del tejido conjuntivo y óseos:

Frecuentes: dolor óseo, mialgia, artralgia, dolor generalizado.

Poco frecuentes: calambres musculares.

Trastornos cardiovasculares:

Poco frecuentes: hipertensión, hipotensión.

Rara: bradicardia.

Trastornos renales y urinarios:

Frecuente: insuficiencia renal.

Infrecuente: insuficiencia renal aguda, hematuria, proteinuria.

Trastornos del sistema inmunitario:

Poco frecuentes: reacción de hipersensibilidad.

Rara: edema angioneurótico.

Trastornos generales y afecciones en el sitio de la administración:

Frecuentes: fiebre, síndrome seudogripal (que incluyen: fatiga, escalofríos, malestar y rubefacción o sofocos).

Poco frecuentes: astenia, edema periférico, reacciones en el sitio de inyección (con inclusión de: dolor, irritación, hinchazón, induración), dolor torácico, aumento de peso.

Anomalías de laboratorio:

Muy frecuente: hipofosfatemia.

Frecuentes: urea y creatinina sanguíneas elevadas, hipocalcemia.

Poco frecuentes: hipomagnesemia, hipopotasemia.

Rara: hiperpotasemia, hiponatremia.

En los pacientes asmáticos sensibles al ácido acetilsalicílico, la administración de otros bifosfonatos, pero no del ácido zoledrónico, se ha asociado con episodios de broncoconstricción.


PRECAUCIONES EN RELACIÓN CON EFECTOS DE CARCINOGÉNESIS, MUTAGÉNESIS, TERATOGÉNESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD:

Carcinogénesis: Se realizaron estudios en ratones, con dosis orales de 0.1, 0.5 o 2.0 mg/kg/día, se observó un aumento en la incidencia de adenoma glandular de Hardenian en hembras y machos en todos los grupos tratados con dosis ³ 0.002 veces la dosis intravenosa humana de 4 mg y en comparación con la superficie corporal relativa. En ratas se les administró dosis de 0.1, 0.5 o 2.0 mg/kg/día no se observó incidencia de tumores, con dosis £ 0.2 veces la dosis intravenosa humana de 4 mg en comparación con la superficie corporal relativa.

Mutagénesis: El ácido zoledrónico no fue mutagénico en los ensayos de mutagenicidad realizados.

Teratogénesis: El ácido zoledrónico es teratogénico en ratas en dosis subcutáneas de 0.2 mg/kg, no se observó teratogenicidad ni genotoxicidad en los conejos, pero si toxicidad materna.

Disminución de la fertilidad: El ácido zoledrónico fue administrado a ratas hembras por vía subcutánea en dosis de 0.01, 0.03 o 0.1 mg/kg/día, comenzando 15 días antes del apareamiento y continuando durante la gestación. Se observó en el grupo de dosis altas una disminución de la ovulación y del número de ratas preñadas. Efectos observados en la dosis media y en las dosis altas incluyeron un aumento en la pérdida de preimplantaciones y una disminución en el número de implantaciones y vidas fetales.

INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GÉNERO: Estudios clínicos in vitro han demostrado que 22 ± 11% del ácido zoledrónico está unido a las proteínas plasmáticas y en otros estudios también in vitro se observó que no inhibe las enzimas microsomales del citocromo P-450.

Aminoglucósidos: Se recomienda precaución al administrar bifosfonatos con aminoglucósidos, debido a que estos últimos puede tener efecto sobre la disminución de los niveles de calcio séricos por periodos prolongados.

Diuréticos del asa: Se debe proceder con cautela en el uso combinado con diuréticos del asa debido a un aumento del riesgo de hipocalcemia.

Fármacos nefrotóxicos: Proceder con precaución cuando se use con otros fármacos potencialmente nefrotóxicos.

Talidomida: En pacientes con mieloma múltiple puede aumentar el riesgo de disfunción renal cuando se usan bifosfonatos en combinación con la talidomida.

ALTERACIONES EN LOS RESULTADOS DE PRUEBAS DE LABORATORIO: Se ha observado con frecuencia hipofosfatemia; frecuentemente urea y creatinina sanguíneas elevadas e hipocalcemia; poco frecuentes hipomagnesemia e hipopotasemia, y raramente, hiperpotasemia e hipernatremia.

PRECAUCIONES GENERALES:

Hidratación y monitoreo de los electrólitos: Los pacientes con hipercalcemia maligna deben ser hidratados antes de la administración del ácido zoledrónico. No deben usarse diuréticos del asa hasta que el paciente esté adecuadamente hidratado y deben usarse con precaución con la combinación del ácido zoledrónico para evitar la hipocalcemia.

Los parámetros metabólicos relacionados a la hipercalcemia, como la concentración sérica de calcio, fosfato, magnesio y creatinina sérica deben ser monitoreados tras iniciarse el tratamiento. Si es observada hipocalcemia, hipofosfatemia o hipomagnesemia puede ser necesario un tratamiento complementario de corta duración.

Insuficiencia renal: El ácido zoledrónico se excreta sin cambios principalmente por el riñón, donde el riesgo de reacciones adversas es mayor en pacientes con insuficiencia renal. Insuficiencia renal preexistente y ciclos múltiples con ácido zoledrónico u otros bifosfonatos son factores de riesgo para un subsecuente deterioro renal. La deshidratación y diuréticos son factores que predisponen el deterioro renal. El tratamiento de pacientes con hipercalcemia maligna e insuficiencia renal severa deberá de ser considerada sólo después de haber evaluado el riesgo-beneficio del tratamiento. El tratamiento para pacientes con metástasis ósea y con insuficiencia renal severa no está recomendado.

Insuficiencia hepática: Los datos en pacientes con insuficiencia hepática son escasos, no se pueden hacer recomendaciones específicas en esta población de pacientes.

Osteonecrosis de la mandíbula: Ésta se ha reportado predominantemente en pacientes tratados con bifosfonatos, incluyendo el ácido zoledrónico. Muchos de estos pacientes también recibieron quimioterapia y corticosteriodes lo que puede ser un factor de riesgo para la osteonecrosis de la mandíbula. La mayoría de los casos se han asociado a procedimientos quirúrgicos dentales, ciertas neoplasias y la osteomielitis. Los pacientes con cáncer deberán mantener una buena higiene oral y deberán tener un examen odontológico previo al tratamiento con bifosfonatos. Mientras que dure el tratamiento los pacientes deberán evitar cualquier procedimiento odontológico. Si el paciente desarrolla osteonecrosis de la mandíbula durante el tratamiento con bifosfonatos, el procedimiento odontológico puede agravar la situación. Para los pacientes que requieren de un procedimiento odontológico no hay datos que sugieran que al interrumpir el tratamiento con bifosfonatos disminuya el riesgo de sufrir osteonecrosis de la mandíbula. Quedando a juicio del médico tratante el plan terapéutico, basado en una evaluación del riesgo-beneficio de cada paciente.

Dolor musculosquelético: Se ha reportado la aparición de dolor intenso y en ocasiones incapacitante de huesos, articulaciones o músculos en los pacientes tratados con bifosfonatos. El tiempo de aparición de los síntomas varía de un día hasta varios meses después del iniciar el tratamiento. Debe interrumpirse el tratamiento si hay la aparición de síntomas graves. La mayoría de los pacientes notificaron alivio después de la interrupción del tratamiento. Se ha reportado recurrencia de los síntomas tras la reexposición a los bifosfonatos o al mismo fármaco.

Pacientes con asma: En estudios clínicos no se ha observado broncoconstricción asociada a la administración del ácido zoledrónico mientras con otros bifosfonatos se observó broncoconstricción en pacientes asmáticos sensibles al ácido acetilsalicílico.

DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN: Intravenosa por infusión.

Hipercalcemia maligna: La dosis máxima de ácido zoledrónico en la hipercalcemia maligna es de 4 mg. La dosis de 4 mg se debe aplicar en una sola infusión intravenosa en no menos de 15 minutos. En los pacientes que reciben ácido zoledrónico debe evaluarse la creatinina sérica antes de cada tratamiento. En pacientes con hipercalcemia maligna que presentan insuficiencia renal leve a moderada, no es necesario ajustar la dosis antes de iniciar la terapia (creatinina sérica < 400 µmol/L o < 4.5 mg/dl). Los pacientes deben ser hidratados antes y después de la administración con ácido zoledrónico.

Debe prestarse atención a la severidad, así como a los síntomas de hipercalcemia inducida por tumor, al considerar el uso de ácido zoledrónico. Una hidratación salina vigorosa es parte integral del tratamiento de hipercalcemia, debiendo iniciarse con prontitud y tratando de mantener un volumen urinario de 2 L/día a lo largo del tratamiento. La hipercalcemia leve o asintomática puede ser tratada de manera tradicional (hidratación salina, con o sin diuréticos del asa). Los pacientes deben mantenerse correctamente hidratados durante el tratamiento, pero debiendo evitar la sobrehidratación en los pacientes con insuficiencia cardiaca. No se debe usar diuréticos del asa, si no ha corregido primero la hipovolemia. Antes de comenzar un nuevo tratamiento con ácido zoledrónico, debe considerarse si el calcio sérico se encuentra en valores normales o permanece igual después del tratamiento inicial. Un periodo mínimo de 7 días debe transcurrir para comenzar un nuevo tratamiento, esto con el fin de permitir una respuesta completa a la dosis inicial. La función renal debe monitorearse cuidadosamente en todos los pacientes que reciben ácido zoledrónico y debe evaluarse la creatinina sérica antes de iniciar un nuevo tratamiento con ácido zoledrónico.

Lesiones metastásicas óseas de tumores sólidos: La dosis recomendada de ácido zoledrónico para pacientes con lesiones metastásicas óseas de tumores sólidos que afectan al hueso con una depuración de creatinina > 60 ml/min es de 4 mg, como infusión intravenosa única durante no menos de 15 minutos cada 3 o 4 semanas. Al inicio del tratamiento, las dosis de ácido zoledrónico recomendadas para los pacientes con función renal reducida (insuficiencia renal leve y moderada) se enumeran en la tabla 1.

Tabla 1. Dosis reducidas para pacientes con una depuración de creatinina < 60 ml/min

Depuración de creatinina
(ml/min)

Dosis recomendadas
de ácido zoledrónico

> 60

4 mg

50 - 60

3.5 mg

40 - 49

3.3 mg

30 - 39

3 mg

Estas dosis están calculadas para lograr las mismas ABC que en pacientes con una depuración de creatinina de 75 ml/min. La depuración de creatinina se calcula mediante la fórmula Cockcroft-Gault. Durante el tratamiento se deben monitorear los niveles de creatinina sérica antes de cada dosis de ácido zoledrónico y debe interrumpirse si se presenta deterioro renal. Los pacientes deben recibir diariamente un suplemento oral de calcio de 500 mg y 400 U.I. de vitamina D.

Preparación de la solución: El contenido del frasco ámpula (equivalente a 4 mg de ácido zoledrónico) debe reconstituirse con 5 ml de agua inyectable. El concentrado debe diluirse inmediatamente en 100 ml de solución estéril de cloruro de sodio 0.9% p/v o solución estéril de glucosa a 5% p/v.

Preparación de dosis reducidas para pacientes con una depuración de creatinina £ 60 ml/min. Extraiga un volumen apropiado del concentrado para la dosis requerida (véase tabla 2).

Tabla 2. Preparación de dosis reducidas

Ácido zoledrónico (ml)

Dosis (mg)

4.4

3.5

4.1

3.3

3.8

3.0

La cantidad extraída del concentrado debe diluirse en 100 ml de una solución estéril de cloruro de sodio a 0.9% p/v o de una solución estéril de glucosa a 5% p/v. Se ha de administrar la dosis como una infusión intravenosa durante al menos 15 minutos.

Para todas las dosis preparadas: Si la dilución no se utiliza inmediatamente la solución debe conservarse en refrigeración (entre 2 y 8°C). A la solución refrigerada debe permitírsele alcanzar la temperatura ambiente antes de ser administrada. El tiempo total entre la dilución, la conservación en refrigeración (entre 2 y 8°C) y el final de la administración no debe exceder las 24 horas. Las soluciones que contienen ácido zoledrónico no deben mezclarse con calcio u otros cationes divalentes en soluciones para infusión, como solución de lactato de Ringer y debe administrarse como una única solución por vía intravenosa en una línea distinta de todos los otros medicamentos.

MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACIÓN O INGESTA ACCIDENTAL: No hay experiencia de una sobredosis aguda con ácido zoledrónico.

Dos pacientes recibieron 32 mg durante 5 minutos en estudios clínicos. Ninguno de los dos pacientes experimentó toxicidad clínica y de laboratorio. Una sobredosis puede causar una hipocalcemia, hipofosfatemia, e hipomagnesemia clínicamente significativas, estos trastornos pueden corregirse con administración intravenosa de gluconato de calcio, fosfato de sodio o de potasio y sulfato de magnesio respectivamente.

En estudios clínicos controlados, la administración intravenosa de 4 mg de ácido zoledrónico durante 5 minutos ha demostrado un aumento del riesgo de toxicidad renal comparado con la misma dosis administrada durante 15 minutos. En estudios clínicos controlados administrando 8 mg de ácido zoledrónico, mostraron un aumento del riesgo de toxicidad comparado con 4 mg aun cuando se lo administró durante 15 minutos y no fue asociado con beneficios adicionales en pacientes con hipercalcemia inducida por tumor. El ácido zoledrónico debe ser administrado con una única dosis de 4 mg y con un tiempo de duración de la infusión de 15 minutos.

No se tienen antecedentes de intoxicación aguda con ácido zoledrónico. Se ha de vigilar cuidadosamente a los pacientes que han recibido dosis superiores a las recomendadas. Si se produce una hipocalcemia clínicamente significativa, ésta puede revertir con una infusión de gluconato de calcio.

DESCRIPCIÓN: El ácido zoledrónico es un bifosfonato, el cual actúa como un inhibidor de la resorción ósea osteoclástica. El nombre químico del ácido zoledrónico es (1-hidroxi-2-imidazol-1-il-fosfonoetil) ácido fosfónico monohidratado y su fórmula estructural es:

zofaden.jpg

PRESENTACIÓN: Caja con un frasco ámpula con liofilizado y ampolleta con 5 ml de diluyente.

RECOMENDACIONES SOBRE ALMACENAMIENTO: La solución inyectable para infusión de ácido zoledrónico es estable durante 24 horas a una temperatura entre 2 y 8ºC después de diluirse con 100 ml de solución estéril de cloruro de sodio a 0.9% p/v o solución estéril de glucosa a 5% p/v.

Después de la dilución aséptica, es preferible usar de inmediato el producto diluido. Si el producto no se usa inmediatamente, la duración y la conservación del mismo antes del uso es responsabilidad del médico.

No deben transcurrir más de 24 horas entre la dilución, la conservación en refrigeración a 2-8ºC y la terminación de la administración del producto.

LEYENDAS DE PROTECCIÓN:

Literatura exclusiva para médicos. No se deje al alcance de los niños. Su venta requiere receta médica. Consérvese a temperatura ambiente a no más de 30°C. No se use en el embarazo
ni la lactancia. No se administre si la solución
no es transparente, si contiene partículas en suspensión
o sedimentos. Preparada la solución con 100 ml
de solución fisiológica de cloruro de sodio a 0.9% p/v
o de glucosa a 5% p/v, el producto se conserva durante 24 horas a una temperatura de refrigeración (2-8°C). No se congele. La solución de ácido zoledrónico no debe mezclarse con soluciones que contengan calcio, como la solución de Ringer.

LABORATORIOS CRYOPHARMA, S. A. de C. V.

Km 22.5 Carretera Guadalajara-Morelia
C.P. 45640, Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco

Reg. Núm. 024M2012, SSA IV